×
Dalibor Eterovic

Riesgo e incertidumbre en la era de Trump

Dalibor Eterovic Managing Director TRG Management

Por: Dalibor Eterovic | Publicado: Jueves 26 de julio de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Dalibor Eterovic

Dalibor Eterovic

Uno de los pilares teóricos de las finanzas modernas es la distinción entre riesgo e incertidumbre. Mientras el riesgo es cuantificable en términos de probabilidad de ocurrencia de una situación futura, así como las pérdidas o ganancias potenciales, cuando hay incertidumbre no hay claridad sobre qué forma podrían tomar los eventos ni sus consecuencias.

Imagen foto_00000003

Después de un primer semestre decepcionante, la economía global parece encaminarse a una recuperación en la segunda mitad del año. Una aceleración en la Eurozona generaría sinergias positivas con China y el mundo emergente; y aunque Estados Unidos continuaría con un buen performance económico, dejaría de dar sorpresas positivas. Esto tendría como contraparte una mejora en los activos financieros emergentes, los que después de una corrección significativa se ven con valuaciones atractivas.

Pero como destaca el FMI (WEO update), existen múltiples riesgos en este escenario, entre ellos, un brote inflacionario en EEUU que lleve a la Fed a subir tasas agresivamente. En Europa hay riesgos políticos, y en el mundo emergente la apreciación reciente del dólar podría haber debilitado hojas de balance y generar salidas de capital. Una desaceleración de la economía china tendría efectos en el crecimiento global de primer orden, así como medidas proteccionistas que sean disruptivas para el comercio internacional.

Mientras los riesgos enumerados por el FMI son conocidos y más o menos cuantificables, el Presidente Donald Trump, a través de sus tweets y otras acciones, es una fuente de incertidumbre por al menos dos razones.

Primero, no es claro cuáles son los objetivos que pretende alcanzar. Por ejemplo, el estímulo fiscal con una economía sin mayores holguras parece incompatible con el cierre del déficit de cuenta corriente. Segundo, varios de los mayores problemas que identifica simplemente no son reales. Acusa a Europa de llevar una política proteccionista, pese a que tiene un promedio de tarifas de sólo 3%, similar a EEUU. De pronto, ayer se reúne con el presidente de la Comisión Europea y acuerda trabajar para tener cero tarifas, aunque sin un cronograma claro ni medidas concretas. México, por su parte, si bien tiene un superávit comercial con su vecino del norte, 67% de sus exportaciones son entre empresas subsidiarias y en el agregado tiene un déficit de cuenta corriente. Y Canadá tiene, de hecho, un déficit comercial bilateral con EEUU.

Si el problema no existe, no hay mucho que pueda hacer tu contraparte para solucionarlo.

Hasta ahora hay escasa evidencia de que la incertidumbre emanada desde EEUU haya impactado la actividad económica en la primera parte del año. Si el determinante principal de la corrección en activos riesgosos fue la desaceleración de la Eurozona y el mundo emergente, la mejora que podríamos ver ahora debiese proveer soporte al euro y a los activos emergentes. Más allá de los saltos en volatilidad debido a tweets y declaraciones contradictorias, la clave es entender si la incertidumbre finalmente comenzará a afectar el crecimiento.

Lo más leído

DF Videos