×
Columnistas

“Desnotarizar” no es el camino

Néstor Ávila Urrutia Notario, Conservador de Bienes Raíces y Archivero, Curanilahue

Por: Néstor Ávila Urrutia | Publicado: Martes 11 de septiembre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Néstor Ávila Urrutia

El Presidente Sebastián Piñera presentó en grande el proyecto de ley de Modernización al Sistema Notarial. Según su eslogan, los objetivos de esta iniciativa son disminuir los trámites y aumentar la eficiencia, competencia y cobertura del sistema notarial.

Es loable que se reduzcan trámites notariales inútiles (que no solicitan los notarios, sino que el Estado), pero resulta extraño que se pretenda “desnotarizar” la vida de los chilenos y, al mismo tiempo, se importe la figura del fedatario (sistema anglosajón) sin los controles jurídicos, técnicos y éticos que en Estados Unidos e Inglaterra sí los regulan, como por ejemplo, la colegiatura obligatoria. De la forma anunciada, este fedatario —sin la independencia que tienen hoy los notarios— pone en riesgo la seguridad jurídica de la cual nuestro país se enorgullece.

Imagen foto_00000001

Extraño resulta también que se hable de competencia y falta de cobertura cuando el número de notarios (356 a lo largo del país), la creación de cargos y sus nombramientos son de potestad de los poderes Judicial y Ejecutivo, no de los notarios. De hecho, en muchos lugares no existen una oficina del Registro Civil ni un banco, pero sí un notario. Aun así, faltan notarios y corresponde que se creen donde los estudios estimen necesario. También es urgente introducir procesos objetivos, transparentes y conocidos para sus nombramientos.

No se entiende que se acuse de poca eficiencia al sistema notarial y registral si el estudio de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) señaló que sus usuarios califican el servicio en promedio con un 5,93, mientras que los usuarios expertos le otorgan un 6,3.

¿Cómo se explica entonces que para trámites de mesón —como los finiquitos y arrendamientos, entre otros— el usuario acuda al notario cuando no es obligación? La respuesta la da el propio informe de la FNE, que hay que estudiar íntegro, el cual señala que el sistema notarial chileno “sí ha funcionado de manera efectiva en entregar seguridad jurídica”.

Es extraño, también, que para la preparación de este proyecto no se haya escuchado a los actores involucrados y a los que lo estudian desde la academia. Las ideas fuerza que se han conocido y la crítica al sistema vigente muestran una visión sesgada, que poco conoce el sistema notarial y registral chileno, sus normas y el beneficio que ha aportado al país sin interrupción alguna desde los comienzos de la república.

Todo lo anterior no es opuesto a una reforma; al contrario, se requieren reformas que mejoren y modernicen el sistema notarial, y en ese debate también queremos aportar. Somos muchos los notarios del otro Chile, de fuera de Santiago, del que no es considerado en las encuestas ni en los análisis de “expertos”. Muchos los que tenemos el honor y privilegio de escuchar, orientar, asesorar a la ciudadanía, y extender de manera jurídica los instrumentos que nos confían. Otorgamos fe pública y seguridad jurídica, valores que hay que proteger y resguardar.

Lo más leído

DF Videos