Columnistas

DF Conexión a China | A río revuelto, ¿ganancia chilena?

Martín González Solar y Víctor Contreras Kong GS&Co, Abogados y Consultores

Por: Martín González Solar y Víctor Contreras Kong | Publicado: Martes 24 de noviembre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Martín González Solar y Víctor Contreras Kong

China y Australia han cultivado largas y profundas relaciones. Cerca del 37% de las exportaciones australianas se dirigen a China, siendo su principal socio comercial. Pero actualmente estas relaciones pasan por sus momentos más tensos en los últimos años, y por ahora sólo parecen empeorar.

Beijing ha mostrado su malestar a Canberra debido a fuertes desacuerdos en temas como el origen y manejo de la pandemia, Hong Kong, Huawei y el 5G. Australia, por su parte, ha anunciado acuerdos de defensa con Japón, como parte de una estrategia que incluye a India y Estados Unidos, con el objetivo de facilitar operaciones y ejercicios militares conjuntos entre estos países, lo cual revuelve aún más las aguas si se mencionan las zonas disputadas del Mar de China Meridional. A todo esto se suman temores de un alza en las tarifas al vino australiano impuestas por China, ante acusaciones de Beijing por supuestos subsidios australianos a su industria vitivinícola, lo que ha derivado en una investigación de dumping por parte de China que tomará alrededor de 18 meses.

Imagen foto_00000003

Impases diplomáticos que suman tensiones y pareciera ser que derivarán en una nueva guerra comercial. Australia se queja del veto chino a algunos de sus productos. Como si la Gran Muralla estuviera dejándolos fuera, productos como el cobre y el vino australianos han sido duramente castigados por China, quien pareciera haber prohibido su ingreso al país. Ya a principios de año, Beijing había dado a entender que había productos australianos “reemplazables”, y hoy los está reemplazando.

Frente a esta a crisis bilateral, los exportadores chilenos podrían quedar en una posición privilegiada para dar un paso al frente y llenar el espacio dejado por Australia. Veamos, por ejemplo, el caso del vino.

A pesar de no haber ninguna prohibición y notificación oficial, reportes hablan de que hace semanas cargamentos de vino australiano no han podido pasar la aduana china, debido a mayores exigencias y demoras en los procesos. Mientras tanto, en la otra vereda se habla de que la mitad de las exportaciones de vino no han salido de las costas australianas debido a la incertidumbre que se ha generado por parte de los importadores en esta controversia. Frente a la proximidad del Año Nuevo chino, que por cierto es la temporada con más demanda de vino, esto se vuelve aún más preocupante para los australianos.

Si bien se cierra la puerta a Australia, el primer exportador de vino en China, se abre la ventana para su próximo competidor en la lista, Chile, que también cuenta con un tratado de libre comercio y cero aranceles de importación.

Esta podría ser una excelente oportunidad para las viñas nacionales de recuperar parte del 30% de caída que tuvo la demanda de vino en China por la pandemia. La oportunidad está ahí. Siguiendo el consejo de Deng Xiaoping, ahora es turno de los exportadores nacionales para ver el rio, analizarlo y “cruzarlo sintiendo las piedras que hay bajo los pies”.

Lo más leído

DF Multimedia