Columnistas

DF Conexión a China | Chile y China: ¿aliados en hidrógeno verde?

Juan Esteban Musalem Presidente Cámara Chileno China de Comercio, Industria y Turismo CHICIT

Por: Juan Esteban Musalem | Publicado: Martes 5 de octubre de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Juan Esteban Musalem

El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas puso en alerta al mundo sobre las graves consecuencias de las continuas emisiones de gases de efecto invernadero. Desde hace unos años, numerosos países y diferentes empresas han expresado precisamente su compromiso de avanzar hacia la carbono neutralidad, como una forma de contribuir a la implementación de estrategias de desarrollo sostenibles y más amigables con el medio ambiente.

Imagen foto_00000003

A fines de agosto, la casa matriz de la multinacional china BYD, ubicada en el distrito Pingshan de la ciudad de Shenzhen, lanzó oficialmente su "Campus Industrial Cero Carbono", convirtiéndose en la primera sede de una marca china de automóviles en adoptar medidas de mitigación contra el calentamiento global. Fundado en septiembre de 2006, este recinto industrial cubre un área aproximada de 2,3 millones de metros cuadrados, empleando aproximadamente a unas 50.000 personas.

La carbono neutralidad no significa acabar con la emisión de gases de efecto invernadero, sino que el logro, a través de medidas de mitigación, de un balance igual a cero en todos los procesos de producción. Un esfuerzo que requiere al mismo tiempo de un recuento exhaustivo de datos, el uso constante de energía renovable, la promoción continua de la innovación tecnológica y el diseño de estrategias industriales más eficientes.

La iniciativa de BYD se inserta así, dentro de un compromiso mucho mayor adquirido por China, como parte de una transformación que pretende conseguir la carbono neutralidad del país completo para el año 2060. Un objetivo que según el vicepresidente del Consejo Chino para la Promoción del Comercio Internacional (CCPIT), Zhang Shaogang, requerirá de una inversión superior a los US$ 21,1 mil millones.

A pesar de que el funcionario chino reconoció que se trata de un desafío gigantesco -ya que "el 60% de las tecnologías que apoyan la neutralidad de carbono todavía están en una etapa conceptual", lo que hace necesaria una gran cantidad de inversiones y de apoyo a la investigación-, Chile podría muy bien convertirse en uno de los principales aliados del país asiático en esta conquista, de acuerdo con los tres objetivos fundamentales estipulados en la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde.

Según esta hoja de ruta, lanzada por el gobierno chileno a fines del 2020, se espera contar con unos 5 GW de capacidad de electrólisis en desarrollo al 2025; de modo de avanzar hacia una producción más económica de este nuevo tipo de combustible hacia el año 2030; para finalmente estar entre los 3 principales exportadores mundiales para el año 2040.

Al constituirse en un factor clave en la paulatina descarbonización del planeta, la industria del hidrógeno verde está llamada a transformarse en un nuevo motor de la economía chilena, casi comparable a la actual industria del cobre. Mientras que China no sólo puede ser el mercado con mayor potencial de uso de este combustible, sino que la más concreta fuente de recursos y de transferencia tecnológica necesaria para su desarrollo.

Lo más leído

DF Multimedia