Columnistas

DF Conexión a China | Convenio de Ciudad del Cabo, tarea pendiente

Tzu-Hsin Shen abogado, LLM Tsinghua U., Socio Eluchans Abogados Camilo Saldías abogado, LLM U. Heidelberg/U. de Chile, Asociado Eluchans Abogados

Por: Tzu-Hsin Shen, Camilo Saldías | Publicado: Jueves 18 de febrero de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Tzu-Hsin Shen, Camilo Saldías

Ante la ansiada reactivación económica post pandemia, es necesario poner sobre la mesa medidas que estimulen los mercados y la inversión.

Una alternativa pertinente para Chile es el “Convenio de Ciudad del Cabo relativo a Garantías Internacionales sobre Elementos de Equipo Móvil” (2001) y su “Protocolo para Equipos de Minería, Agricultura y Construcción” (Protocolo MAC, 2019), impulsados por el Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado.

Imagen foto_00000003

Conjuntamente, el Convenio y el citado Protocolo establecen en los Estados-Parte un régimen para la creación, ejecución, registro y prioridad de garantías que pueden ser constituidas sobre una amplia gama de maquinarias y equipos de alto valor de las industrias de la minería, agricultura y construcción, otorgando al acreedor una protección adicional ante el incumplimiento o la insolvencia del deudor, lo cual disminuye el riesgo para el acreedor y permite incentivar y facilitar financiamiento transfronterizo y reducir sus costos. Además, este régimen podría facilitar indirectamente la incorporación de nuevas tecnologías a estas industrias, lo que además incrementaría la productividad y valor agregado en sus cadenas de producción.

Huelga decir que la minería, agricultura y construcción son sectores que conforman el núcleo de la economía chilena, mereciendo especial atención para la reactivación económica del país. Según datos del Banco Central y del Ministerio de Desarrollo Social, entre 2014 y 2019, estos sectores representan alrededor del 19% del PIB y del 20% del empleo en Chile. En este sentido, el Convenio y su Protocolo MAC podrían generar las condiciones para facilitar el financiamiento e inversión en dichos sectores; y lo mejor de todo, sin costos para el Estado.

En este contexto, no está de más recordar que China, que ratificó el Convenio en 2006, ha logrado posicionarse en la última década como un importante productor y exportador de maquinarias y nuevas tecnologías, ganando terreno también en Chile ante actores tradicionalmente dominantes. Según datos de Naciones Unidas sobre comercio internacional, entre 2015 y 2019, el promedio anual de importaciones chilenas en maquinarias cubiertas por el Protocolo MAC fue de USD 1.414.748.102, del cual, el 5,85% provenía de China.

El Protocolo MAC recoge la exitosa experiencia del Protocolo Aeronáutico (2001), también del Convenio de Ciudad del Cabo, que ha sido ratificado por la Unión Europea y 70 países, y se considera un referente global para las operaciones de financiamiento transfronterizo.

Con todo, Chile, pese a haber firmado el Convenio en 2001, aún tiene pendiente la tarea de la ratificación. La reciente firma del Protocolo MAC por Estados Unidos es una señal para volver a poner este tema sobre la mesa de cara a la necesaria reactivación económica de nuestro país. En este escenario, el gobierno tiene la oportunidad de tomar la iniciativa para impulsar la ratificación del Convenio y del Protocolo MAC en Chile.

Lo más leído

DF Multimedia