Columnistas

DF Conexión a China | Culto a la personalidad de Xi, un peligro para China

Gideon Rachman© 2021 The Financial Times Ltd.

Por: Gideon Rachman | Publicado: Martes 21 de septiembre de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Gideon Rachman

A los niños chinos de hasta 10 años de edad pronto se les obligará a recibir lecciones de pensamiento de Xi Jinping. Antes de que lleguen a la adolescencia, los alumnos deberán aprender historias sobre la vida del líder chino y comprender que “el abuelo Xi Jinping siempre se ha preocupado por nosotros”.

Imagen foto_00000003

Esto debería ser una señal de alarma para la China moderna. La veneración de Xi encabezada por el Estado recuerda al culto a la personalidad en torno a Mao Zedong ya las hambrunas y el terror desatados por Mao durante el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural. Estas comparaciones pueden parecer exageradas, dada la riqueza y sofisticación de la China moderna, pero es importante distinguir entre el "modelo de China" y el "modelo de Xi".

El modelo de China de reforma y apertura, implementado por Deng Xiaoping, se basaba en el rechazo al culto a la personalidad. Deng instó a los funcionarios a "buscar la verdad en los hechos". La política debe guiarse por una observación pragmática de lo que funciona, en el lugar de las grandiosas declaraciones del Presidente Mao.

En 1982 se introdujeron los límites de mandatos para la presidencia china, restringiendo a todo líder a dos mandatos de cinco años. En lo sucesivo, el liderazgo colectivo del partido importaría más que el liderazgo carismático de un solo hombre.

Pero, en la era de Xi, el Partido Comunista chino ha vuelto a abrazar el culto a la personalidad. Incorporó el pensamiento de Xi Jinping a su Constitución en un congreso en 2017, un honor que anteriormente sólo se había concedido a Mao. En 2018, se abolieron los límites de los mandatos para la presidencia, preparándose así el terreno para que Xi gobierne durante décadas, si no de por vida.

La actual intensificación del culto a Xi, parece una preparación para el congreso del partido del próximo año, en el que el deseo del líder chino de permanecer en el poder indefinidamente, tendrá que ser aprobado por pura formalidad por el partido que controla. Es casi seguro que Xi se saldrá con la suya.

Por supuesto, es posible abogar por las políticas emblemáticas de Xi, como la lucha contra la corrupción y una política exterior más asertiva. Las actuales campañas para reducir la desigualdad, y para controlar el poder de las grandes compañías tecnológicas, también pueden justificarse.

La verdadera dificultad es que, si las cosas van mal, va a ser muy difícil que alguien lo diga abiertamente. Todo culto a la personalidad se basa en la idea de que el gran líder es más sabio que todos los que lo rodean. No se puede reconocer que haya cometido errores. Los críticos chinos del manejo de la pandemia de Covid-19 por parte de Xi han sido enviados a prisión. En la China de Xi no habrá investigaciones públicas ni audiencias parlamentarias sobre la pandemia.

Prolongar el liderazgo de Xi durante mucho tiempo también es una receta para una futura crisis de sucesión. El líder chino ya tiene 68 años. En algún momento, ya no estará apto para gobernar. Pero, ¿cómo será destituido?

En un país como China —sin tribunales independientes, ni elecciones, ni medios de comunicación libres— no existen verdaderas limitaciones para un culto al liderazgo. Por eso Xi es ahora un peligro para su propio país.

Lo más leído

DF Multimedia