Columnistas

DF Conexión a China | Desafíos de la diáspora chilena en China

Claudia Labarca Doctora en RRII, Centro de Estudios Chinos contemporáneos (Durham), profesora asociada Facultad de Comunicaciones PUC

Por: Claudia Labarca | Publicado: Martes 27 de julio de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Claudia Labarca

La definición académica de diáspora -personas que se trasladan en forma más o menos permanente a otro país, pero que mantienen lazos con el país de origen- conlleva la idea que este tipo especial de migrantes contribuye al relacionamiento entre ambos países involucrados. De hecho, estudios han probado que contribuyen a la confianza, ya que proveen de información de mercado y reducen costos de transacción (Docquier & Lodigiani, 2008), a la vez que se consideran clave para promover el comercio, la inversión, y adopción tecnológica en el país de origen (Bravo, 2015).

Imagen foto_00000002

Desde esta perspectiva, es bueno preguntarse cuál es el rol que la diáspora chilena en China cumple en este ámbito. Si se analizan los datos, hace poco más de una década los chilenos viviendo en la República Popular China no superaban la centena, hoy estos números han crecido exponencialmente y ya son muchos los compatriotas que estudian y trabajan en dicho país. ¿Cómo, entonces, esta creciente población migrante influye en las relaciones -diplomáticas, comerciales y culturales- entre ambos países? ¿Cuál es el rol que cumplen, por ejemplo, en la formación de una imagen de Chile en China?

Para contestar estas preguntas -y junto a mi coinvestigador Philippe Werner-Wildner- realizamos recientemente un estudio sobre la diáspora chilena en Shanghai, Beijing y Shenzhen. Los resultados son interesantes. Primero, es una diáspora – que a diferencia de las de los años 70, asociadas al exilio político- es desideologizada en su esencia y claramente concentrada en el desarrollo comercial de ambos países, particularmente en el desarrollo profesional de quienes se lanzan a vivir esta aventura. De hecho, el perfil de los migrantes corresponde a personas con altos grados de educación, experiencia laboral y altamente focalizados en conducir negocios globales.

Altamente motivados por el crecimiento propio y el enriquecimiento de los lazos entre ambos países, este grupo de chilenos y chilenas, empero, resiente la falta de una política de Estado institucionalizada que aúne los esfuerzos individuales y fomente la interacción público – privada. Y es que a pesar de que el comercio, la inversión y, en general, las relaciones económicas entre ambos países han indiscutiblemente crecido en la última década, existe aún una sensación de que los logros privados se consiguen “a pulso” con esfuerzo personal y familiar, cooperación entre la propia población chilena en China, pero con escaso apoyo de parte del Estado.

La ausencia de una política sistemática, ordenada y planificada hacia la diáspora chilena en China limita las posibilidades de crecimiento no sólo desde el punto de vista privado, sino que a nivel país.

Cabe preguntarse, entonces, qué puede hacer el Estado para fomentar la integración de los chilenos en el país asiático, de manera de que este recurso -altamente calificado y preparado- pueda servir de bisagra y de apoyo a políticas estatales y diplomáticas de relacionamiento con nuestro principal socio comercial.

Lo más leído

DF Multimedia