Columnistas

DF Conexión a China | Golpe a la cadena de suministro global

Mauricio Benítez Córdova Socio International BDO, Académico USACH

Por: Mauricio Benítez Córdova | Publicado: Martes 7 de septiembre de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Mauricio Benítez Córdova

Nunca se pensó que el Covid-19 cambiaría tanto el comercio internacional y tráfico marítimo global. A los altos precios y escasez de contenedores ya existentes, se sumó una merma de trabajadores que ha ralentizado los envíos from China y Asia al resto del globo. Antes de la pandemia, en temporada alta, los valores eran de US $ 2.500 por contenedor de 20 pies desde China. Hoy en día llegan a US $ 9.500 o más, de modo que se paga por servicios de transporte internacional casi cuatro veces más.

Imagen foto_00000003

Por otro lado, a multas mayo la autoridad del puerto de Yantian-Shenzhen anunció la suspensión de nuevos contenedores para exportación, tras el descubrimiento de cinco casos de coronavirus entre el personal de sus instalaciones. Esto provocó una escasez de personal y, al mismo tiempo, la recogida de contenedores se volvió más lenta. La mano de obra era ya escasa en un rubro cuyo pericia es muy particular, por lo que no abunda personal sustituto preparado para la demanda de envíos al exterior. Por lo mismo, se ha formado un cuello de botella debido a la revisión de documentación por el manejo y todo lo que conlleva la logística. Desde Shenzhen operan 40 navieras operando, y por allí pasan 230 rutas internacionales de contenedores con conexiones a más de 300 puertos en más de 100 países.

Con estos valores tan elevados, había sido un alivio para las navieras y consumidores finales la exención de impuestos de IVA para el transporte de carga, dada la reciprocidad en el tratamiento tributario para los servicios. En virtud de la firma del Convenio para Evitar la Doble imposición entre Chile y China, ya vigente hace unos años, los servicios de transporte internacional quedan en ambos países exentos de IVA.

Pero no sólo preocupan los altos precios, también las demoras. Quienes están comerciando constantemente con China e importando carga para vender durante el año tienen un problema grave, ya que los envíos no han llegado en los tiempos habituales para poder cumplir con la demanda de productos. Por lo mismo, al no tener stock, lo que queda está muy caro y hay muchos productos que ya no llegan. El problema será ahora cuando comience la nueva “temporada alta”, para la cual ya estamos atrasados, porque si antes la costumbre era que el buque estuviera en tránsito para estas fechas, ahora ni siquiera han zarpado. Se necesitan al menos dos meses para que llegue una carga. Si no ha salido en julio, debiera zarpar en agosto, pues en septiembre u octubre ya será muy tarde.

Mucho de nuestro comercio vende generalmente al por mayor, y luego desde allí se distribuye a otros comercios que venden al consumidor final. Pero hoy los buques desde China no llegan simplemente porque aún no han salido de puerto. El panorama se ve oscuro, y por lo pronto sin solución ni medida adoptada por las autoridades.

Sólo queda esperar que en este cierre de temporada y en las fiestas de fin de año, los consumidores podrán obtener productos a precios razonables.

Lo más leído

DF Multimedia