Columnistas

DF Conexión a China | Nueva etapa en la relación con China

María Montt Académica Instituto de Historia y Centro de Estudios Asiáticos UC, exdirectora ejecutiva Instituto Confucio UC

Por: María Montt | Publicado: Martes 21 de septiembre de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

María Montt

Marcado por los fuertes lazos comerciales, la creciente inversión y presencia de empresas chinas, hemos visto un crecimiento de la comunidad china en Chile, así como también de contactos entre personas por medio de becas e intercambios a nivel académico y de investigación, incluyendo el establecimiento de una planta para la producción de vacunas del laboratorio chino Sinovac.

En suma, hemos entrado en una nueva etapa en la relación con China, más diversa y compleja. El intercambio, no obstante, no ha estado acompañado de un aumento equivalente de conocimiento sobre China, clave para una relación sustentable en el largo plazo.

Imagen foto_00000003

Un aspecto en el cual debemos centrarnos es cómo (ya qué) nos referimos cuando hablamos de China. Muchas veces lo hacemos en términos simplistas, sin considerar la diversidad que convoca y compone a China. Hay espacio para mejorar, por ejemplo, distinguiendo entre los diversos sectores que conforman aquello que muchas veces escuchamos como “los chinos”. El cómo nos referimos a las personas, organizaciones o instituciones moldea expectativas e imaginarios. Por esto, para terminar con ideas prejuiciosas y estereotipos debemos tener claridad sobre quiénes o qué aspectos nos estamos refiriendo.

Aunque hay una creciente noción sobre la heterogeneidad que engloba China, todavía es posible encontrar referencias en términos esencialistas o racistas: hablar de "los chinos" muchas veces no abarca la diversidad que "China" encierra. China es diversa en términos de actores, audiencias y stakeholders: son distintas las empresas chinas, que el gobierno chino, o las instituciones lideradas por la RPC. Es necesario evitar narrativas que presentan a China como un todo y excluyen la diferencia; la heterogeneidad está al centro tanto de la RPC como de la comunidad china.

Así, debemos distinguir también entre quienes integran a la comunidad china. En el caso de Chile una comunidad parte de corrientes de migración de fines del siglo XIX y principios y mediados del XX, así como de personas que han llegado en los últimos años junto a la mayor inversión directa de la RPC. Claramente hay puntos en común, pero no considerar la diversidad de estos grupos lleva a repetir estereotipos.

Aunque los intercambios se han intensificado, el conocimiento sobre China es aún limitado. Y aunque vemos avances en la inclusión de conocimientos sobre China en colegios y universidades, aún hay mucho que avanzar. Distinguir entre las distintas “chinas” nos permite tener una posición más clara, al mismo tiempo que evita la discriminación arbitraria.

Lo más leído

DF Multimedia