Columnistas

DF Lab | La paradoja de la transformación digital

La transformación digital obliga a innovar, pensar fuera de la caja, instalar otras formas operar, ejecutar con equipos diversos y hacerlo transversalmente o instalar una tecnología que nos empuja a recalibrar procesos.

Por: María José Acuña | Publicado: Miércoles 13 de enero de 2021 a las 06:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

María José Acuña

Pareciera que no hay vuelta atrás, y no por lo perseverante del Covid-19, ya que vacunas más o menos, eventualmente reduciremos todo riesgo sanitario, sino porque aprendimos a planificar, elaborar, desarrollar y gestionar a distancia. Adaptándonos. Instalamos nuevas prácticas con buenos resultados en productividad. Transformándonos. Hoy compramos, vendemos, coordinamos, organizamos, producimos con cualquier sistema digital que nos permita activar, ejecutar, acompañar o avanzar en nuestros desafíos.

Entonces, ¿por qué resistirse? Qué nos lleva a basurear esas experiencias, que contra todo lo previsto, funcionaron, trayendo mejoras en sistemas, métodos y procesos. Y además generaron progreso en competitividad.

¡Claro que no es fácil romper la inercia! Algunas tareas son duras, trabadas o incluso forzadas. Se nos mueve el piso. Nos cuestionamos si tenemos las competencias necesarias para operar de otras maneras. Seguimos escuchando que "las cosas siempre se han hecho así" o viviendo una resistencia interna como si la empresa fuera una organización cerrada, impermeable al entorno, que no requiere nutrirse de innovaciones, y decide bloquear la creatividad interna.

La transformación digital obliga a innovar, pensar fuera de la caja, instalar otras formas operar, ejecutar con equipos diversos y hacerlo transversalmente o instalar una tecnología que nos empuja a recalibrar procesos. Ser flexibles y adaptarnos. Un salto que puede volvernos más productivos, superando nuestras propias metas.

Es cierto que incorporar, integrar, cambiar es complejo, aunque parezca muy lógico y los resultados asomen como prometedores. Según el Dr. Lucas Canga, especialista en Neurociencias Cognitivas y su partner en el Curso Gestión de la Transformación Organizacional, Pablo Vásquez, todo lo nuevo opera sobre la cultura interna, incidiendo fuertemente si el cambio es reactivo (viene de fuera), proactivo (llega desde el dentro) y mejor aun si es institucionalizado (el cambio como estilo de trabajo).

Porque el cerebro tiene sus reglas frente a lo nuevo. Lo percibe como una amenaza, entra a la serotonina a la cancha, y saltan todo tipo resistencias. Aparece la ansiedad, stress, estancamiento, victimización, la mirada en el problema, las responsabilidades atribuidas al entorno y un congelamiento de todo análisis. ¡Miedo en su máxima expresión! Resistencia y abandono. O el sálvense quien pueda.

Pero también puede captar lo distinto como una recompensa, que activa la dulce dopamina, aparecen fuerzas impulsoras para resolver dificultades, asumimos compromisos y se estimula positivamente el logro hacia un propósito que inspira la marcha.

Al igual que el comportamiento del cerebro, la transformación digital es paradojal. El primero aparenta contradicciones simultáneas en distintos grados, lo que explica su neuroplasticidad o la capacidad para desarrollar nuevas conexiones entre áreas y sistemas, aprender y crear neuronas.

En octubre de este año, PwC reveló que los directorios con suerte han dedicado el 10% de sus sesiones a la transformación digital, pese a que el 90% de los encuestados está convencido que generaría mayores ventas, utilidades, eficiencias, sinergias y también mejoraría la lealtad de los clientes. ¿Serán testarudos? Además, el 25% de los encuestados declara que sus líderes tienen limitaciones para gestionar procesos innovadores relevantes. ¿Habrá temor?

Con o sin evidencia científica, para ser competitivos en un entorno permeable a la disrupción es indispensable movilizar el lado humano del cambio. Sólo así adherimos naturalmente. Entender por qué, para qué y cómo el cambio impacta en nuestro quehacer es clave. Lo digital no es simplemente tecnológico, es una transformación.

Lo más leído

DF Multimedia