Suscríbete


Suscríbete

50%dcto

Columnistas

DF Pensiones | Principales alcances y desafíos de la reforma

José Luis Ruiz, Académico de la U. de Chile y ex miembro de la Comisión Bravo.

Por: José Luis Ruiz | Publicado: Martes 19 de febrero de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

José Luis Ruiz

El sistema de pensiones chileno requiere de modificaciones para adecuarse a la mayor longevidad y expectativas de pensión de la población. La propuesta de reforma del gobierno recoge buenas propuestas técnicas sin modificar en gran medida la naturaleza de ser un sistema de capitalización individual, el cual requiere de una alta densidad de cotizaciones y aportes asociados a las expectativas de pensiones futuras. La propuesta en su conjunto involucrará mayores recursos fiscales en el tiempo y se ve financiable con las actuales proyecciones de la economía chilena.

Vivir en sociedad requiere preocuparse de los demás. La propuesta aumenta cobertura y montos de pensiones financiados por el pilar solidario. Hay una mejora inmediata del 10% de la Pensión Básica Solidaria y ajustes graduales acordes a la edad de los pensionados. A su vez, se propone un esquema que introduce beneficios a la clase media, una discriminación positiva hacia las mujeres y un incentivo adicional a sus cotizaciones. También se propone que se aporte un 0,2% adicional de cotización para financiar un seguro de dependencia severa, lo que se traduce en reconocer que también debemos enfrentar en el futuro problemas asociados principalmente en la cuarta edad.

El aporte actual del 10% de las remuneraciones imponibles es insuficiente para tener pensiones de calidad. Si bien existen beneficios tributarios para quienes cotizan de manera voluntaria, en la práctica una proporción menor de la población lo realiza. La propuesta considera llevar la tasa a un 14% de manera gradual de manera de que los efectos en el mercado laboral sean suavizados en el tiempo. Se introduce un incentivo a posponer la edad de retiro a través de la vía de entregar liquidez a las personas por medio del retiro del 50% de los fondos que excedan a los requeridos para financiar una pensión equivalente en la edad legal. En este sentido, la propuesta no considera la creación de una comisión independiente del gobierno de turno que pudiera dar las directrices de tasas de cotización óptimas en el tiempo y edades de retiro que es de carácter muy impopular, sujeto a restricciones de política fiscal. En los países de la OCDE se cotiza en promedio un 18% y nada garantiza que el 14% sea suficiente en Chile.

La propuesta considera aumentar la competencia en la administración de los recursos adicionales del aumento en la tasa de cotización. Con todo, quedan desafíos en materias de mejorar rentabilidades en el tiempo y asimetrías en cobros de comisiones con nuevos gestores.

La reforma no toca las pensiones de las FF.AA. que se ven mejores y más estables, pero que requieren un fuerte financiamiento a través de impuestos generales. Si bien las pensiones ocupacionales para reconocer el mayor compromiso público existen en el mundo, el hecho de tener dos sistemas de pensiones tan distintos no ayuda a la sociedad a legitimar un sistema de capitalización individual que conlleva asumir riesgos financieros y demográficos.

Lo más leído