Suscríbete


Suscríbete

20%dcto

Columnistas

DF Tax | Impuestos y sostenibilidad: Sobre una competencia más amable y de por qué nadie recuerda los medallistas de bronce

Sandra Benedetto, socia del área Legal y Tributaria de PwC Chile.

Por: Sandra Benedetto | Publicado: Jueves 26 de agosto de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Sandra Benedetto

Aun cuando siempre he renegado de los deportes, debo reconocer que ver los Juegos Olímpicos fue mi principal entretención durante estas semanas. Era tema de conversación recurrente en mi casa y pasamos, junto a mi familia, varias horas diseccionando las actuaciones de los atletas más destacados.

¿Qué tiene esto que ver con los impuestos se preguntarán ustedes? Probablemente nada. Pero hay dos reflexiones que se derivan de estas conversaciones que sí creo están íntimamente relacionadas con la tendencia que hoy vemos en materia impositiva.

Imagen foto_00000006

Por primera vez vimos Juegos Olímpicos más amables, en que aun cuando los deportistas se jugaran la vida para lograr sus metas, apoyaban a sus competidores, los acompañaban, alentaban e incluso compartían medallas de oro como en el caso del italiano Tamberi y el catarí Barshim.

Muchos dirán que ello se debió a la pandemia y a la falta de público presente, lo cual es imposible negar. Pero creo que esa no es la única explicación. Sin temor a equivocarme, creo que el cambio es más profundo y que responde a una forma de competir más amable, en que, si bien el resultado es y será siempre lo más importante, el camino para llegar a él también lo es.

El mundo se está moviendo rápidamente a un ambiente en que los negocios también deben ser sostenibles en el tiempo, en los que el peso de los impactos ESG son cada vez más importantes y valorados por los inversionistas, líderes empresariales, trabajadores y la sociedad civil en general. Ya no se trata de 'cumplir por cumplir', sino que se trata precisamente de ser más amables. Y claro, las empresas no reciben medallas de oro, pero las certificaciones de fair-trade, B-corp, WELL, y muchas otras dan cuenta de esta nueva forma de enfrentar la creación de valor.

Y los impuestos no son ajenos a esto, sino por el contrario, están intrínsecamente vinculados a un desarrollo sostenible. Los impuestos modifican conductas hacia el medio ambiente, pueden fomentar inversiones sostenibles y en general son una herramienta de política pública estrechamente vinculada con los impactos ambientales, sociales y de gobernanza.

Esta no es 'una moda' o una tendencia pasajera. Los cambios que se esperaban en materia de impuestos y sostenibilidad ya son una realidad y las empresas de vanguardia, siendo las europeas las que llevan la delantera, están mostrando su contribución tributaria social a sus stackeholders, y comenzarán a reportar sus estrategias y enfoques fiscales de acuerdo con el estándar del Global Reporting Initiative (GRI 207). Estándar que, dicho sea de paso, está vigente a contar de este año, para cualquier reporte de sostenibilidad que quiera elaborarse como Dios manda. Por su parte, la OCDE ha centrado su trabajo reciente en temas de transparencia fiscal y "tax morale" y, basados en experiencias previas, podemos estar seguros de que no cejará en su intento de que sean adoptados sin pausa y con prisa en el contexto internacional.

Y he aquí mi segunda reflexión. A poco andar noté que todas esas conversaciones familiares sobre los deportistas olímpicos giraron en torno a quienes ganaron el oro, o lo rozaron. Si bien reconocíamos el esfuerzo de los demás deportistas, ello no fue suficiente para que sus nombres, e incluso los países a quienes representaban, quedaran grabados en nuestra retina.

Son muchas las disciplinas olímpicas, y así hay muchos medallistas de oro que serán eternamente recordados y pasarán a la historia como parte de lo más grande de su respectivo deporte. Acompañándolos en esos podios estarán los segundos y terceros lugares. Hay quienes dicen que a nadie le agradan los perdedores y que el segundo lugar es el primero de ellos. Con los impuestos y la sostenibilidad, el segundo en llegar no necesariamente será un perdedor.

Pero sÍ es claro que las empresas deberán hacer esfuerzos por partir los entrenamientos a la brevedad. Comenzar a analizarse en materia de sostenibilidad tributaria cuanto antes y tomar acciones concretas. Mi apuesta, es que las empresas tampoco querrán llegar de últimas a la carrera de la sostenibilidad tributaria, porque si llegan tarde, cual medalla de bronce, nadie las va a recordar.

Lo más leído