Columnistas

DF Tax | Populismo o ignorancia

Manuel Montero, socio de Recabarren & Asociados

Por: Manuel Montero | Publicado: Jueves 11 de junio de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Manuel Montero

Los diputados firmantes de la solicitud de crear un impuesto al patrimonio y del proyecto de reforma constitucional que establece un impuesto al patrimonio, ya no solo se les puede decir populistas, lamentablemente demostraron ser ignorantes.

En simple, el proyecto tiene cinco páginas de argumento y una de modificación constitucional. En el argumento intentan hacer un análisis de la situación del país de manera comparativa con las restantes economías y, para sorpresa de todos, los comparables son absolutamente diferentes: primero mencionan que Chile tiene 16 médicos cada 10.000 habitantes y el promedio OCDE es de 34. En el siguiente párrafo señalan que tenemos un "PIB per cápita PPA alto" respecto al contexto latinoamericano. Y a continuación, se señala que nuestro país tiene tasas de concentración de la riqueza muy elevadas, comparándolas con Canadá, USA, Alemania, Japón, España y Suecia, donde Chile ocupa el primer lugar en diferentes tramos medidos. Terminan las comparaciones señalando que recaudamos poco en comparación a los países de la OCDE (al menos cuadra con el primer comparable).

Es un hecho que si todos los parámetros -médicos per cápita, PIB per cápita, concentración de riqueza y recaudación- se presentan con los mismos comparables (sea la OCDE, Latinoamérica o los seis países que eligieron al azar), los resultados serían completamente diferentes. Pero ellos tendrían que trabajar más para armar el proyecto y no bastaría con solo escuchar la radio para eso (considerando que una radioemisora, buena y respetable, pero radio, es una de sus fuentes).

Hasta ahí, la pillería del chileno. Pero los números realmente sorprenden. El "proyecto" original, con impuesto de 2,5% sobre todo patrimonio de más de US$ 10 millones, recaudaba US$ 6.000 millones y ahora éste recauda US$ 6.500 millones y solo afecta los patrimonios desde los US$ 22 millones. Y no se quedan ahí, porque ahora ayudan a 11,5 millones de personas por 3 meses, y antes ayudaban a 4 millones por 6 meses (digamos 8 millones por 3 meses). Es cierto que rebajaron un poco la ayuda, pero así todo aquí se multiplican los panes.

Además de todo lo anterior, tienen el descaro de hacer la pregunta, como si fueran filósofos de "¿cuál es el aporte que hacen los sectores más acomodados al desarrollo del país"?. La respuesta es simple: generan crecimiento, trabajo, negocios e inversión de capitales extranjeros al país. Y como si fuera poco, el proyecto exige que a los 30 días de aprobado se pague este impuesto. Tasa del 2,5% sobre el "patrimonio bruto" (vaya a saber qué es eso, si no definen la base). Sinceramente no veo como no afectará, hasta los cimientos de la economía, la liquidación de semejante cantidad de activos para poder pagar dicho impuesto. Nuevamente este tipo de errores, pensando que el patrimonio y la liquidez son lo mismo.

En conclusión, usando estadísticas antojadizas, presentando estimaciones que no concuerdan con lo que señalaban hace menos de una semana, pretenden que todo aquel que tenga más de US$ 22 millones liquide sus bienes y pague el impuesto. Pero no contentos con eso, en el texto del proyecto son irónicos o insidiosos con los mismos que pagarían el impuesto. Es suficiente con lo que les exigen, al menos invítenlos a comer o a tomarse un trago antes.

Lo más leído

DF Multimedia