Columnistas

DF Tax | RT: Avances y deudas en tributación internacional

Juan Cristóbal Ortega, socio de Baraona Fischer & Cía.

Por: Juan Cristóbal Ortega | Publicado: Jueves 27 de febrero de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Juan Cristóbal Ortega

No todo se trataba de reintegración en la reforma tributaria. El proyecto que ya es Ley contempló importantes modificaciones en materia de tributación internacional, dirigidas a su necesaria modernización.

Entre ellas destaca el impuesto a los servicios digitales, quizás la medida que afecta a más personas directamente. Este impuesto, que se estructuró como un hecho gravado más del IVA, significará probablemente un encarecimiento de tales servicios. Aunque poco popular, es consistente con las políticas tributarias de varios países latinoamericanos y de la Unión Europea.

Imagen foto_00000007

En el mismo grupo se encuentra una nueva definición de establecimiento permanente. Este concepto precisa cuándo una entidad extranjera tiene una presencia suficiente en el país para tributar como empresa nacional (con los necesarios ajustes, naturalmente). La reforma adoptó una definición que recoge en gran medida la propuesta del Proyecto BEPS de la OECD, que lidera la actual agenda internacional en materia tributaria.

Finalmente, el proyecto incorporó una modificación que impide que operaciones efectuadas bajo acuerdos estructurados o back-to-back se beneficien de una franquicia aplicable a intereses pagados al extranjero, limitándose su uso a los 'beneficiarios efectivos' de las correspondientes operaciones. Dicha franquicia tiene plena justificación, por cuanto facilita el acceso de empresas chilenas a financiamiento en el mercado internacional.

De esta forma, sólo pueden gozar de la franquicia aquellos receptores de rentas que tienen el derecho a usar y disfrutar legalmente de la misma, excluyendo a los que se encuentran obligados a transferirla a otra persona (junto al beneficio tributario asociado a ésta). Esto es consistente con el Proyecto BEPS y debiera implicar una mayor recaudación.

Pero queda mucho por avanzar.

Ahora que se plantean nuevas modificaciones a la legislación tributaria, debemos aprovechar de mejorar en aspectos que, si bien bastante técnicos, promuevan de forma concreta la innovación en nuestro país. Un buen ejemplo son los sistemas de Patent Box que, que fomentan la generación de propiedad intelectual mediante la reducción de los impuestos que afectan a este tipo de proyectos.

Se trata de la creación de una institucionalidad que trasciende lo estrictamente tributario, y que se traduce en un incremento de la investigación y desarrollo (R&D). Lo anterior se traduciría en mayor inversión extranjera, la sofisticación de nuestro mercado y, en definitiva, la generación de riqueza. Es el camino que abrió Irlanda y han tomado Bélgica, España, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Suiza y otra decena de países.

Todos coincidimos en que Chile necesita más Cornershops. Tomemos entonces medidas efectivas al respecto.

Lo más leído

DF Multimedia