×
Columnistas

El otro gobierno

Débora Calderón Kohon

Por: Débora Calderón Kohon | Publicado: Martes 4 de julio de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Débora Calderón Kohon

En épocas frágiles de estabilidad económica y política, esas en las cuales los mercados no repuntan y se instala un sentimiento de insatisfacción, son las empresas con gobiernos corporativos fuertes las que pueden dar un giro en el panorama económico. Empresas, públicas o privadas, con políticas claras y transparentes, planes estratégicos aprobados y conocidos por todos los socios, mecanismos de control y comunicación hacia los accionistas, los clientes, el directorio, la administración y otros cuya labor influye en el crecimiento de un negocio.

En Chile nos hemos demorado en potenciar la existencia de los gobiernos corporativos. En parte porque se trata de un cambio cultural que requiere de herramientas adecuadas y la capacitación indicada para llegar a resultados exitosos. En parte también porque nuestro sistema está acostumbrado a las cosas como son, y dar el paso hacia la profesionalización nos cuesta. No obstante, la OCDE señalaba en 2004 que “el gobierno corporativo proporciona la estructura a través de la que se fijan los objetivos de la compañía y se determinan los medios para alcanzar esos objetivos y supervisar el desempeño”. Ha pasado poco más de una década y hemos avanzado. Pero queda camino por recorrer en profesionalización de los gobiernos corporativos para que éstos sean más eficientes y mejor conectados con los tiempos que corren. Queda además asumir de una vez que, tal como lo ha hecho Bezos con Amazon o Jobs con Apple, tras un buen gobierno corporativo son necesarios líderes. Los liderazgos son una pieza fundamental del éxito en la medida en que apunten hacia la eficiencia, la probidad, responsabilidad, transparencia y resultados, como se asume hace más de 15 años en las Directrices de la Asociación de Gobierno Corporativo del Commonwealth. En nuestro país, los primeros estudios hechos por PwC y ESE Bussiness School para evaluar la aplicación de las prácticas de la Norma de Carácter General de los Gobiernos Corporativos en 2016, arrojan todavía cifras bajas de cumplimiento. Entre los resultados, destaca que una de las acciones más adoptada es la existencia de una página web con información de interés para los accionistas (84% de las empresas la tiene), sin embargo denota un muy bajo cumplimiento en las prácticas de rendición de cuentas en sostenibilidad: solo 1 de cada 4 empresas lo hace.

El futuro de las empresas sólidas, que aporten además a mejorar la imagen del país, evitar la salida de fondos nacionales, incrementar las inversiones de capital extranjero, superar la crisis y reducir los daños y mantener un nivel elevado de prosperidad requiere de gobiernos corporativos a la altura de esas necesidades. Y conformados por un plantel, en tiempos de fútbol, que pueda moverse bien en este nuevo rayado de cancha.

Lo más leído

DF Videos