Enrique Marshall

Créditos comerciales: sorpresa bienvenida

Enrique Marshall Director Magíster en Banca y Mercados Financieros PUCV, Exvicepresidente del Banco Central

Por: Enrique Marshall | Publicado: Miércoles 10 de junio de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Enrique Marshall

Enrique Marshall

En el actual escenario, es fundamental que los créditos sigan fluyendo hacia la economía real. Desde esa perspectiva, las noticias que tenemos son en parte buenas y en parte malas.

Parto por lo malo. Los créditos de consumo se han desacelerado bruscamente y han comenzado a caer, lo que no veíamos desde la crisis de 2008-9. Todo ello se explica, en medida importante, por el alza en la tasa de desempleo. Las buenas noticias están por el lado de los créditos comerciales, que corresponden a los entregados a las empresas, desde las pequeñas a las grandes. Estas operaciones se han acelerado, llegando a observar un crecimiento del 14% en abril, el más alto de los últimos siete años.

Imagen foto_00000001

Lo sorpresivo es que esto se produce en un escenario donde la actividad, después de observar un débil desempeño por varios trimestres, ha caído significativamente a partir de marzo.

La experiencia indica que el crédito y la actividad se mueven en forma bastante sincronizada. Para ser más precisos, la primera de estas variables sigue a la segunda con algún rezago. De momento, las colocaciones comerciales no han reaccionado según lo previsto. Así, en un contexto muy complejo, están brindando algún grado de apoyo al necesario ajuste comercial y financiero que deberán efectuar las empresas.

Esto debe ser vinculado a dos acciones que se han implementado en este tiempo. La primera es la reprogramación efectuada por la banca con cargo a propios recursos. Esta ha consistido en la postergación de las cuotas con vencimiento en el corto plazo. Esta facilidad ha alcanzado a alrededor de 150 mil empresas. Como resultado, las colocaciones de este tipo han experimentado un impulso.

Lo segundo se relaciona con los créditos Covid-19. Mas allá de las recriminaciones y controversias a las que ha dado origen, este programa está funcionando en el agregado, sin perjuicio de reconocer que arrancó tarde, que tiene limitaciones y que algunas instituciones han hecho mayores esfuerzos que otras. Es claro, además, que esta política requerirá ajustes y perfeccionamientos en el futuro. La aplicación de los deducibles, por ejemplo, es un tema que amerita revisión.

Las estadísticas confirman lo señalado. Según la CMF, las solicitudes presentadas ascendían a 172 mil al cierre de mayo. De ellas, 119 mil estaban aprobadas y 69 mil, cursadas. Son logros relevantes, si se tiene presente que la implementación de un programa de este tipo supone revisar los requisitos de acceso y la viabilidad de cada cliente, lo que conlleva un enorme esfuerzo analítico y operacional. Me pregunto si alguna otra economía habrá implementado un programa con la cobertura, alcances y resultados que este puede exhibir. Sospecho que no.

En suma, el comportamiento de los créditos comerciales aparece, por el momento, como una luz en medio de la oscuridad. Enhorabuena.

Lo más leído

DF Multimedia