×
Erik Haindl

Una nueva encuesta de empleo

Erik Haindl Rondanelli Decano Facultad de Negocios, Ingeniería y Artes Digitales, U. Gabriela Mistral

Por: Erik Haindl | Publicado: Viernes 7 de diciembre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Erik Haindl

Erik Haindl

Estar bien informados acerca de lo que ocurre en materia de empleo y tasas de desocupación es importante para seguir el ciclo de la economía y poder tomar decisiones acertadas sobre política monetaria y fiscal. En cierta forma, para saber lo que ocurre en el mercado laboral, las encuestas de empleo son como una especie de “termómetro” de si la economía está progresando bien, y qué tan cerca o tan lejos se encuentra del pleno empleo.

Imagen foto_00000002

El último IPOM del Banco Central cuestiona la evolución de los asalariados de la encuesta de empleo del INE, al compararlos con los registros de la Superintendencia de Pensiones, que indican que habrían estado creciendo más rápido que lo que indica la encuesta. Así, el Banco Central concluye que se habrían estado creando más puestos de trabajo asalariados que lo que indica el INE.

Por otro lado, al analizar la evolución de la fuerza de trabajo, el INE muestra que ha estado creciendo por varios años a tasas inferiores a lo que crece la población chilena en edad de trabajar. Esto se contradice abiertamente con otros indicadores, que muestran una incorporación sistemática de la mujer a la fuerza de trabajo, que hace que ésta crezca consistentemente a un ritmo más alto que la población mayor de 15 años.

Aun más, el débil crecimiento que registra la fuerza de trabajo del INE y de la Universidad de Chile, está en abierta contradicción con la gran inmigración que ha estado recibiendo Chile en los últimos años. Encuestas a los inmigrantes indican que el 80% viene al país a trabajar, pero brillan por su ausencia en las encuestas mencionadas.

Quizás parte de la explicación está en que ambos sondeos se basan en una muestra de hogares que se hizo en base a los censos de 2002 y 2012. Desde entonces llegó más de un millón de migrantes, que simplemente no están registrados en las encuestas. Se están sacando conclusiones ignorando una parte relevante de la población.

La solución es realizar una nueva encuesta de empleo, basando su muestra en el último censo efectuado, de forma que toda la población esté debidamente representada. Esta nueva encuesta debería aprovechar de corregir algunas de las falacias más grandes en la definición de la tasa de desocupación actual, como es considerar como “ocupada” a cualquier persona que haya trabajado más de una hora la semana anterior. Es efectivo que es la definición de la OCDE, pero ciertamente es una mala definición (y no porque lo diga la OCDE debemos adoptarla, es mucho mejor la definición de la U. de Chile). Propongo cambiar el criterio, y considerar como “ocupados” a quienes hayan trabajado más de 10 horas la semana anterior, lo que significaría al menos un cuarto de jornada. La definición actual de ocupado es una verdadera tomadura de pelo.

No tiene sentido seguir gastando recursos en generar estadísticas que no reflejan el actual estado del mercado laboral, y es mejor hacer esfuerzos en tratar de medir bien la tasa de desocupación. No sirve de nada tener un termómetro malo que no permite medir la verdadera temperatura del paciente.

Lo más leído

DF Videos