Columnistas

Foco en la gestión de riesgos operacionales

Carlos Pavez Tolosa y Esteban Olivares Arellano Pavez&Olivares Asociados

Por: Carlos Pavez Tolosa y Esteban Olivares Arellano | Publicado: Viernes 21 de agosto de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Carlos Pavez Tolosa y Esteban Olivares Arellano

A principios de mes, el Banco Internacional de Pagos de Basilea (BIS) inició una consulta pública sobre la actualización de los principios para una adecuada Gestión del Riesgo Operacional, así como una nueva iniciativa que apunta a establecer lo que se ha denominado como Principios para la Resiliencia Operacional.

Estas iniciativas buscan fortalecer la gestión de riesgos de las instituciones financieras, a la luz de los significativos impactos que ha producido la pandemia del coronavirus, además de un sinnúmero de eventos adversos, lo que ha venido a ratificar la importancia de estar preparados para enfrentar escenarios disruptivos cada vez más frecuentes en todos los ámbitos de la actividad económica.

Imagen foto_00000001

Resulta interesante constatar cómo a partir de una situación que ha modificado las prioridades, objetivos y planes de todas las organizaciones, se evidencia que todavía queda un largo camino que recorrer para instalar una cultura de gestión de riesgos que facilite los procesos de identificación, detección, prevención y, cuando corresponda, mitigación de aquellos eventos o circunstancias que pueden afectar significativamente los resultados de una institución financiera, su capacidad para generar utilidades e, incluso, la sustentabilidad de la entidad o el adecuado funcionamiento del sistema financiero en su conjunto.

Sin entrar en el detalle de las propuestas del BIS, es importante relevar los principales aspectos contenidos en los dos documentos mencionados. En primer lugar, se reitera la importancia de que el Modelo de Gestión de Riesgos que se implemente en la entidad financiera sea el resultado del compromiso efectivo de su administración, directorio y alta gerencia, en su diseño y seguimiento, dando cuentas de una cultura de gestión de riesgos que nace del convencimiento de quienes lideran la organización. En términos simples, se refuerza la importancia del concepto denominado “Tone at the Top”.

En segundo lugar, en forma explícita, el BIS pone de relieve dos aspectos fundamentales que han ido adquiriendo cada día mayor importancia: la adopción de medidas que apuntan a establecer una estructura adecuada para la eficiente gestión de los cambios en un contexto crecientemente dinámico; y, la gestión de los riesgos asociados a las tecnologías de información y comunicaciones.

Por último, es importante señalar que cada vez se hace más evidente que la gestión de riesgos no debe ser entendida exclusivamente como una respuesta a exigencias regulatorias, pues su importancia excede con mucho esa concepción. Es necesario reconocer que la eficiente administración de riesgos disminuye la probabilidad de ocurrencia y/o el impacto de su materialización cuando aquellos no pueden ser evitados. Cuando es adecuadamente implementada, la gestión de riesgos agrega valor, y por tanto, ocuparse de su fortalecimiento es una de las inversiones más rentables.

Lo más leído

DF Multimedia