×
[an error occurred while processing the directive]
Franco Brzovic

“Fake news” y los filtros de mentiras

Franco Brzovic G. Abogado, Brzovic & Cia.

Por: Franco Brzovic | Publicado: Viernes 9 de junio de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Franco Brzovic

Franco Brzovic

No hay duda que la desinformación como las noticias falsas en Internet han ocupado espacios importantes en los últimos tiempos. Ambas pueden englobarse en lo que bien o mal se ha denominado las “fake news”.

El a quién creer plantea una de las cuestiones más difíciles de resolver especialmente en estas épocas en que la información está disponible, abundante, al instante, como nunca antes y que la fe en las instituciones tradicionales está por los suelos.

Como debemos avanzar en estas complejidades es necesario partir, por lo menos, con algunos conceptos orientadores. La definición de la verdad será lo primero, asumiendo que es el juicio o proposición que no puede ser refutado racionalmente siendo su oposición la falsedad o la mentira, y en segundo lugar, cómo filtrar lo que es verdad.

La dificultad en su definición, como las subjetividades y ambigüedades derivadas de ella, las generalizaciones simplistas que llegan como verdades absolutas, la mentira propiamente tal, de difícil sanción y gran proliferación, las fake news en definitiva, han tenido por respuesta algunas querellas de los afectados. Pero mucho más importantes han sido las iniciativas de diferentes entidades creando las llamadas plataformas colaborativas de filtros de mentiras.

Las historias falsas que corrieron previo a las elecciones de Rusia, Estados Unidos, lo mismo en Francia y ahora en Gran Bretaña preocuparon a Facebook, quien lanzó una campaña para la comunidad británica a través de los medios escritos y periódicos con el objeto de advertir a los usuarios los peligros de las noticias falsas.

Ya decíamos que la tecnología ha creado fuentes importantes de verdades y mentiras ayudando a generar noticias interesadas, desviadas, correctas, y tantos otros casos, los que se encuentran enfrentados a la ética, y para mayor complejidad, a éticas de diversas naturalezas. Y esto nos lleva a la segunda cuestión y es qué debe normarse, si la tecnología, las personas o bien se crea un sistema diferente, mixto o paralelo.

De las personas, la tarea es larga y dificultosa, especialmente cuando la velocidad de la tecnología va creando lenguajes tardíos de trasmisión del conocimiento. La estrategia a seguir deberá tener presente, además, que más allá de la conversación entre dos seres humanos, lo que parece ser algo concebible con facilidad, aún con las dificultades del lenguaje, es que dos máquinas lo hagan.

Pues bien, en el combate a las fake news en este maravilloso nuevo mundo, la tendencia se orienta más bien a plataformas colaborativas de filtros de mentiras y verdades. Ejemplos hay varios, entre ellos el del fundador de Wikipedia quien creó una red denominada WikiTribune. Se trata de un grupo de profesionales, periodistas, sociólogos, etc. y colaboradores voluntarios que se encargarán de verificar las noticias en cuanto a si son verdaderas o falsas, además de dar a conocer las fuentes de las mismas.

Será, según dice, una “herramienta viva y que respira, que presentará la información precisa, con evidencia real”, para que cada persona pueda hacer su propia idea de confianza. Con ello pretende además que los usuarios o actores de las redes reciban una información de calidad basada en datos contrastados.

Por su parte, Google presentó un proyecto denominado Proyect Owl (proyecto búho), con la idea de facilitar la denuncia por parte de los usuarios de las páginas o información “engañosa, resultados indecentes inesperados, noticias falsas y teorías conspirativas no confirmadas”.

Aprovechando la experiencia en los objetivos de la firma Gavagai, entre cuyos servicios ofrece todas las noticias que aparecen en línea de diferentes medios en un simple “tablero”, esta empresa se ha orientado además a detectar las noticias falsas con el método de analizar cómo se transfieren las noticias en internet.

Pues bien, el proceso eleccionario en Chile será una oportunidad para emprendedores quienes desde ya, si no han partido aún, podrán crear estas plataformas colaborativas para que la información en las redes sea de verdad cierta.

Lo más leído

DF Videos