Franco Brzovic

Qué hayde verdad

Abogado, Brzovic & Cia.

Por: Franco Brzovic | Publicado: Miércoles 27 de enero de 2016 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Franco Brzovic

Franco Brzovic

Los primeros ministros del Interior y Hacienda del actual gobierno hicieron su “pega”, y bastante bien. Dejaron instaladas reformas ideológicas estructurales que hasta ahora nadie de la oposición ha podido con ellas contando además con Congreso mayoritario. Algunas, como la tributaria, pasaron por el buzón de la Cámara de Diputados sin observación alguna, y contaron con la unanimidad de los senadores una vez que se llegó al acuerdo denominado “protocolo” al cual todos sonrieron a las cámaras para la historia. Siguió su curso a convertirse en ley a pesar de que en algunos casos se presentaba como casi impracticable y con una excesiva carga tributaria, afectando además la oportunidad en el pago de los impuestos.

Al poco tiempo de ser aprobada y a pesar de todos los informes técnicos de expertos y opiniones de la totalidad de los sectores advirtiendo la dificultad para su aplicación y la dura carga a la clase media y PYMES, el Gobierno se vio obligado a hacerse cargo ellas, (las primeras) remitiendo al Congreso un proyecto denominado de simplificación tributaria o como algunos lo llaman de Reforma a la Reforma.

No hay duda que la posible reforma de algunos puntos criticados ha sido una extraordinaria e inteligente estrategia del Gobierno pues con la atención en ellas, les ha permitido avanzar sin más contratiempos en los temas esenciales como ha sido la carga tributaria y la incerteza de la denominada elusión. No olvidemos además que se ha abierto el camino a buscar algunos acuerdos negociados con la oposición lo que será un fuerte argumento de complicidad cuando se revele la reforma en su aplicación práctica. Ojalá no sean caros los dulces que ha repartido.

Pero qué ha ocurrido con algunos centros de estudio, empresarios, redes sociales y tantos otros interesados, entidades opuestas al menos a la celeridad en su estudio o bien al proyecto original en mayor o menor parte. Pues bien, lo expresaron más o menos tímidamente en diarios, algunas radios, programas de televisión, foros, llegando sus ideas, según los estudios, a un número muy menor del 5% de la población que se informa por estos medios. Quién sabe si las redes sociales tuvieron mayor cobertura.

Durante toda la tramitación de las reformas tributarias, particularmente en sus inicios, algunos pilares del Impuesto a la Renta fueron llevados al cadalso, como fue el FUT. Lo menos que se decía es que los empresarios robaban a través de este registro. En fin, tonteras siempre se escuchan, pero lo grave era que se repitieron ignorantemente, muchas veces, por algunos medios de prensa.

Desprestigiar a las empresas y la derecha política constituyó también una propaganda incansable y sistemática para dar viabilidad en el sentir de las personas a la necesidad de esta reforma. La ideología que inspiraba a esta y otros cambios sustanciales, no visibles para muchos, hicieron que las estrategias para modificarlas o morigerarlas en el extremo, no surtieran efecto.

En el ámbito empresarial, a pesar de sus sólidos planteamientos, no lograron revertir dos temas que en mi opinión han sido vitales: el aumento de la carga tributaria y la redacción de las normas anti elusivas. El primero, como se ha demostrado hasta el cansancio que el rendimiento de los recursos en manos de privados es más eficiente, y el segundo, porque la incertidumbre para obtener la mayor eficiencia tributaria de las empresas, puede, con la normativa actual, ser objeto de elusión, sin serlo, con severos costos y sanciones.

Pero en definitiva el argumento del crecimiento, la eficiencia, y tantos otros que permiten avanzar económica y socialmente a un país, no forman parte del léxico de la ideología que ilumina a los autores y adláteres de las reformas. Su motivación y objetivos son otros.

Finalmente no debemos desconocer las declaraciones de varios empresarios no PYMES, de que el aumento de la carga es algo que se puede soportar. Si esa declaración se hace para dejar tranquilo a un gobierno ávido de impuestos es un error pues esta semana hemos leído los comentarios de un importante funcionario del gobierno en la ceremonia de presentación del proyecto de reforma a la reforma tributaria quien declaró que la carga impositiva chilena en relación a los países de la OCDE “seguirá siendo baja con esta reforma tributaria”.

Lo más leído

DF Multimedia