×
Guillermo Tagle

Abrazo entre vencedores y vencidos: gran oportunidad

Guillermo Tagle Quiroz

Por: Guillermo Tagle | Publicado: Martes 26 de diciembre de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Guillermo Tagle

Guillermo Tagle

La elección presidencial 2017 ha terminado con un epílogo épico, que prácticamente ningún analista anticipó. Un triunfo para el presidente Piñera y para Chile Vamos, pero por sobre todas las cosas fue un tremendo triunfo para Chile.

El resultado de la votación, la movilización de personas, la participación ciudadana, la velocidad del recuento de votos, pero especialmente la actitud positiva, constructiva y colaboradora de vencedores y vencidos, que se saludaron, se abrazaron, se desearon éxito y parabienes para el futuro de la patria. Es lo más notable que ha pasado en nuestra historia, desde hace muchos años.

He tenido la fortuna de ser parte de una familia con fuerte diversidad de ideas y posturas políticas, con tíos y primos que sufrieron la adversidad del quiebre institucional de los 70 desde distintos ángulos, exiliados pre y post 1973. Que, a pesar de la diversidad y discrepancias, ha sabido cuidar con respeto la conversación, entendiendo que cada uno busca siempre lo mejor para Chile. Por ello, durante estas elecciones en que el ambiente manifestaba una fuerte polarización y una creciente intolerancia a las ideas contrarias, tuvimos que preocuparnos de cuidar el diálogo y en la conversación familiar (chat) procuramos evitar los temas políticos en pro de la unidad. Con los temores de dónde nos podría llevar la polarización de la discusión pública, nos encontramos el lunes post elecciones con un renovado sentimiento de encuentro y orgullo, que a todos (vencedores y vencidos) nos hizo bien, nos trajo paz y nos ha permitido pensar nuevamente en Chile como una nación que tiene una verdadera oportunidad de surgir, social, política y económicamente.

Es la razón por la que me he tomado la libertad de compartir en este medio el texto escrito en esa oportunidad a los miembros de este grupo familiar, que habiendo vivido toda una vida en veredas políticamente opuestas, ha logrado prevalecer con respeto, cariño e interés por el bien común. El mensaje compartido el pasado lunes 18 fue el siguiente:

“Querida Familia: Les debo confesar que (creo) este es el único grupo de chat en que participo, en el que tenemos la riqueza de contar con tanta y real diversidad de opiniones en política. Esto hace que sea un grupo más completo, rico y representativo de lo que es el Chile real y profundo. Un Chile que hoy tiene ganadores y perdedores, tiene gente con alegría y sentimiento de triunfo y otros con dolor y sentido de derrota. Eso hace de este grupo algo grande y más relevante que otros donde todos piensan más o menos igual, como ocurre frecuentemente en los ‘chat’ en que la mayoría de nosotros participa. Dicho lo anterior, para todos los que pudimos ver el momento final de la elección, cuando aparecen en TV juntos, Alejandro Guiller y Sra. junto a Sebastián Piñera y Sra., ambos celebrando la institucionalidad y madurez de nuestro país, ambos comprometiendo buscar colaboración constructiva, respeto y búsqueda de un mejor país para todos, creo fuimos testigos de que hemos hecho de Chile una gran nación. Y eso es algo de lo que todos nos debemos alegrar. En ese sentido de unidad e interés por el bien común que manifestaron ambos candidatos una vez conocidos los resultados, es que me atrevo a compartir con todos ustedes (algunos muy contentos con la victoria y otros muy dolidos con la derrota), la alegría de vivir en un gran país. Chile se ha construido con luchas y dolor, pero ha logrado salir adelante y sabrá seguir empujando para que éste sea cada día un mejor lugar para vivir”.

Chile creció en esta elección. Los líderes de las principales coaliciones y autoridades de gobierno nos dieron una clase de civilidad. El llamado del presidente electo a trabajar en pro de la unidad, el diálogo y la búsqueda de consensos, generó calma y esperanza en la mayoría de sus opositores. Salvo algunos dirigentes del Partido Comunista, muchos en el Frente Amplio y la Nueva Mayoría han expresado su voluntad de hacer oposición constructiva, de buscar puntos en común.

El ambiente surgido en esta elección, el espíritu constructivo con el que podría partir el nuevo gobierno, es por lejos la mayor oportunidad que ha tenido Chile, desde la vuelta a la democracia. Que viva Chile.

Lo más leído

DF Videos