×
Guillermo Tagle

Interconexión y desarrollo de mercado de capitales

Guillermo Tagle

Por: Guillermo Tagle | Publicado: Martes 26 de septiembre de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Guillermo Tagle

Guillermo Tagle

El mercado de capitales chileno necesita avanzar hacia una nueva etapa de desarrollo.

Una economía como la chilena, a la que urge encontrar nuevas fuentes de creación de valor y progreso social, tiene en su mercado de capitales una industria con alto potencial de colaborar en la diversificación de ingresos de exportación, por servicios financieros.

La industria de servicios financieros de Chile es una de las más desarrolladas de América Latina, sin embargo por infinidad de trabas administrativas y de control tributario, ha quedado al margen y se le ha restringido la posibilidad de ser un sector activo en exportación de servicios.

La regulación del mercado de capitales ha venido registrando permanentes avances, que en muchos aspectos le agregan valor, reputación y reconocimiento. En materia de gobiernos corporativos, protección de accionistas minoritarios, buenas prácticas de transacción bursátil y abuso de información privilegiada, hemos tenido avances importantes, aun cuando todavía queda mucho por hacer para que no ocurran situaciones de conflicto como las que aún nos toca observar.

En los próximos meses debutará una nueva estructura de supervisión con el inicio de actividades de la Comisión de Mercado Financiero (CMF), bajo una nueva estructura de gobierno, con mayor autonomía y atribuciones para investigar faltas y también con la misión de promover el cuidado y desarrollo del mercado. El sector privado ha sido invitado, bajo el mismo marco de esta nueva regulación, para organizarse y crear un Comité de Autorregulación privado, que dirigido por un Consejo también independiente, sea el encargado de velar por que todas las partes involucradas (bolsas, corredores, gestores de inversiones y todos los que se involucran en esta actividad) actúen correctamente, siguiendo las normas vigentes, acreditando a los partícipes e interactuando con la CMF para asegurarse que en Chile tengamos el mejor y más eficiente mercado financiero de la región.

En estas circunstancias, en que los principales actores de este mercado deberían estar trabajando unidos para lograr una implementación exitosa de esta nueva estructura de supervisión, regulación y desarrollo, hay una materia pendiente de resolver que mantiene a la industria en suspenso y dificulta la colaboración constructiva entre las partes. En marzo de 2016 el honorable Tribunal de Defensa de la Libre Competencia resolvió acoger una solicitud de la Fiscalía Nacional Económica, solicitando que la Presidencia de la República a través del Ministerio de Hacienda, establecieran las modificaciones legales necesarias, para asegurar que las transacciones de acciones y cuotas de fondos de inversión, se pudiesen transar indistintamente por cualquiera de las plataformas bursátiles vigentes, con un sistema de interconexión automático, con calce vinculante y obligatorio entre las distintas bolsas del país. Sin una explicación adecuada, la normativa necesaria para implementar esta resolución, más de un año después, todavía no se promulga, manteniendo la tensión entre los centros bursátiles, sin que estos puedan centrar su atención y esfuerzo en el trabajo conjunto que las partes deben abordar, para adecuar sus estructuras y forma de funcionamiento a lo que requiere la nueva normativa de supervisión que está por iniciar su vigencia en cualquier momento.

En un mercado de capitales en desarrollo como el chileno, cuya liquidez y profundidad es aún limitada, es necesario asegurar la libre competencia entre los proveedores de servicios de transacción que ofrecen acceso al mercado, manteniendo la liquidez y volumen transado, en un “pool” común al que puedan acceder todos los actores autorizados. Fraccionar el volumen de actividad entre plataformas, sobre todo cuando la liquidez no es sobreabundante, perjudica la transparencia, el proceso de formación de precios y la eficiencia del mercado. Es muy relevante zanjar y resolver esta materia, en la dirección establecida por el TDLC, para que así las partes puedan volver a tener una dinámica de colaboración que les permita abordar en conjunto, los nuevos desafíos que establece la regulación de la CMF, a punto de iniciar su operación.

Lo más leído

DF Videos