Guillermo Tagle

Ley de Donaciones, filantropía y urgencia social

Por: Guillermo Tagle | Publicado: Martes 22 de diciembre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Guillermo Tagle

Guillermo Tagle

Imagen foto_00000003

a Pandemia ha dejado al desnudo muchas realidades duras y complejas de nuestra sociedad. No estábamos preparados para volver a enfrentar una situación de crisis económica tan dura, sumada a los problemas políticos y sociales que habían aflorado en Chile.

En Chile existe gran cantidad de organizaciones sociales (Hogar de Cristo, Protectora de la Infancia, Fundación las Rosas, Teletón, entre miles de otras) que trabajan con excelencia profesional en la búsqueda de soluciones para tantos problemas que afectan a millones de chilenos, relacionados con pobreza, infancia, adulto mayor, capacidades diferentes, salud, educación, medio ambiente, etc. Sólo la Comunidad de Organizaciones Solidarias agrupa a más de 200 entidades que se dedican profesionalmente a atender problemas de más de un millón de personas, dan trabajo a más de 10 mil trabajadores y cuentan con sobre 15 mil voluntarios.

Imagen foto_00000004

La pandemia ha golpeado muy duro a todo este mundo social. Las donaciones se han reducido y el trabajo ha aumentado, todo debido a la crisis, por lo que es urgente destrabar las barreras que han dificultado y han limitado el aporte del mundo privado a este tipo de iniciativas.

Lo óptimo sería obtener la aprobación de una ley única de donaciones, que consolide todos los cuerpos legales que existen sobre la materia, que genere certeza jurídica a los donantes y amplíe los montos que cualquier privado pueda hacer a tantas causas que necesitan recursos.

Sin embargo, los tiempos políticos y la complejidad de temas y tensiones que se debaten en el Congreso, no permiten ser muy optimista respecto de que lleguemos a tiempo, antes de que algunas ONG tengan que cerrar o reducir significativamente su trabajo. En este contexto, ha surgido una alternativa interesante para permitir a tantas ONG en dificultades económicas, implementar campañas de búsqueda de financiamiento rápidas, efectivas y que ofrezcan certeza jurídica a los donantes, tal como ocurrió con la Ley de Catástrofes, que permitió al mundo empresarial hacer aportes inéditos para enfrentar el Covid-19 en la campaña organizada por la CPC.

Existe la posibilidad de aprobar una modificación legal "corta", que permita ampliar el espectro de temas que se podrían abordar con la legislación vigente y elevar los montos que se podrían donar desde la empresa y que no califiquen como "gasto rechazado". Un grupo de destacados especialistas en temas tributarios ha identificado una solución fácil y rápida, que requiere modificar sólo dos artículos, (Art. 46 del D.L. 3036 sobre Rentas Municipales, y Art. 10 Ley 19.885 para Fines Sociales).

Continuar con el trabajo de diseñar y aprobar una Ley Única de Donaciones, que modernice, simplifique y estimule la filantropía y el aporte de la Sociedad Civil a los problemas sociales es necesario y fundamental. Pero mientras ese fin superior se materializa, aprobar una modificación simple, fácil de entender (requiere intervenir sólo dos artículos de la legislación vigente), es algo que se puede proponer y aprobar "ya". Una "Ley Corta" para ayudar a aliviar en forma inmediata y con certeza jurídica para los donantes, la crisis que enfrenta el mundo social, que podría perder tantas herramientas y ayudas que la sociedad civil bien organizada está preparada para resolver, pero que sin recursos simplemente puede convertirse en una víctima más de la crisis económica en que nos ha dejado esta pandemia.

Lo más leído

DF Multimedia