×
Guillermo Tagle

Reforma de Pensiones, prepare su pensión

La Reforma del Sistema de Pensiones es uno de los pilares fundamentales

Por: Guillermo Tagle | Publicado: Viernes 16 de mayo de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-
Guillermo Tagle

Guillermo Tagle

Guillermo Table

La Reforma del Sistema de Pensiones es uno de los pilares fundamentales del programa de gobierno. Para analizar la situación, hacer un diagnóstico de la realidad y proponer cambios e innovaciones, se ha creado una Comisión de Expertos bien calificados, de diversos sectores y especialidades, que deberán analizar, reflexionar y dialogar para proponer cambios que permitan mejorar y resolver los problemas que hoy afectan al sistema de AFP. 


El desafío mayor y principal es mejorar el nivel de las pensiones que alcancen los ciudadanos cuando lleguen a la edad de jubilación. Por razones obvias, el foco del análisis deberá estar en mejorar la condición de vida de los más pobres, de los que no han tenido capacidad de ahorro y que llegan al final de su vida laboral sin más recursos para vivir que lo provisto por el sistema de pensiones en que esté suscrito el afectado.

Cuando se creó el sistema de AFP, se estableció un tope máximo de renta con cotización obligatoria de 60 UF (que posteriormente se subió a 90 UF), bajo el supuesto (tal vez equivocado) de que quienes tenían rentas superiores a este monto la mayor parte de su vida tenían suficiente madurez como para entender que tendrían que ahorrar más de lo que exigía la AFP, y que al retirarse su pensión sería un combinado de lo provisto por la pensión, más lo que pudiese obtener de otras rentas. Luego de algunos años, las autoridades se dieron cuenta de que había un problema potencial con quienes tenían rentas más altas y que no ahorraban suficiente. Para enfrentar esto se crearon incentivos al ahorro voluntario y se amplió la oferta de alternativas con el sistema de Multifondos. Se crearon los mecanismos de cotizaciones voluntarias y los depósitos convenidos (sin tope en sus primeros años de implementación).

Con todo esto, igual ha ocurrido que en los segmentos de rentas superiores a los topes máximos muchos afiliados no han usado los incentivos al ahorro voluntario y así, cuando los años pasan y se acumulan, cuando el tema del retiro ya no se ve tan lejos, al mirar lo acumulado en sus saldos de la AFP, calcular su potencial jubilación y ver que su pensión proyectada difícilmente superará 60 UF mensuales bruta, surge la decepción y el incentivo de unirse a quienes reclaman que el Sistema de AFP no ha cumplido su misión. El descontento en estos segmentos de la población, que en general ha sido privilegiada, es un problema que se debe abordar con educación y buena información para quienes aun son jóvenes y están a tiempo de ajustar sus políticas de ahorro para la vejez, y también con educación e información transparente para quienes tendrán que buscar soluciones complejas y por sus propios medios. No hay posibilidad de que mediante cambios en políticas públicas, mediante el uso de recursos del Estado, sea posible resolver la “sensación” de déficit de pensión que pueda tener cualquier ciudadano que con su propio ahorro previsional más sus recursos propios pueda alcanzar, al jubilar, rentas superiores por ejemplo a las 60-80 UF bruto mensual. La prioridad está hoy en lograr equidad, igualdad, en mejorar la condición de vida -primero- de todos quienes se pensionan con menos de 10 UF. Llevar a todo ese grupo a niveles sobre las 15-20 UF/mes de pensión ya sería una aspiración tremendamente ambiciosa y un éxito notable en relación a la realidad económica de nuestro país.

Esperar que los resultados de las Reformas que surjan del Comité de Expertos resuelvan el problema de quien considera que no alcanza a vivir con 60 UF/mes, sería equivocado y esta columna será considerada una mala noticia. Por otra parte, si se trata de un lector joven, cuya profesión y actividad le permite proyectarse con rentas estables y superiores a las 90 UF durante su vida laboral activa, tiene aquí una buena noticia. Todavía está a tiempo de resolver su problema de pensión por sus propios medios. Para ello tiene que empezar desde ahora a cotizar siempre respecto del total de su renta (sin tope). Tiene que procurar ahorrar sobre lo exigido, cada vez que sus ingresos se lo permitan. En vez de sumarse a quienes reclaman por las deficiencias del Sistema de AFP, úselo, infórmese, pida que lo asesoren, pida siempre un servicio de calidad y siga a quienes lo hacen mejor. Usted ha recibido talentos y como en todo, saber usarlos bien será su propia responsabilidad.

Lo más leído