×
Hernán Salinas

Profundización de la deriva autoritaria en Venezuela

Hernán Salinas Burgos Profesor de Derecho Internacional UC

Por: Hernán Salinas | Publicado: Martes 13 de marzo de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Hernán Salinas

Hernán Salinas

Vulnerando la propia Constitución bolivariana, la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela ha adelantado la fecha de las elecciones presidenciales para el 20 de mayo, anunciando ya el dictador Maduro que se presentará a la reelección.

Con ello, pretende prolongarse indefinidamente en el poder, a través de un proceso electoral espurio, sin las más mínimas garantías, como tampoco la presencia de observadores electorales confiables, aprovechando una debilitada oposición y la emigración de más de tres millones de venezolanos.

Asimismo, el Consejo Nacional Electoral con artilugios legales ha prohibido la presentación a las elecciones de los principales líderes de la oposición como asimismo de una candidatura única bajo el marco de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), principal conglomerado opositor, los cuales han rechazado la participación en esos comicios por falta de las más mínimas garantías.

Este proceso ha sido rechazado por el Grupo de Lima que reúne a 14 Estados de nuestra región, Chile entre ellos. Argentina, Colombia y EEUU ya han anunciado que no reconocerán el resultado de dicha elección presidencial. Argentina, EEUU y la Unión Europea estudian la implantación de sanciones que afecten el petróleo venezolano, las que se sumarían a las ya impuestas por los últimos en contra de jerarcas del régimen de Maduro. El presidente Macrón de Francia ha denunciado que Venezuela entró en una “deriva de autoritarismo” y ha pedido a la Unión Europea adoptar más sanciones en contra del régimen venezolano.

El Consejo Permanente de la OEA ha adoptado una resolución donde se exige al régimen de Nicolás Maduro cancelar las fraudulentas elecciones presidenciales. Con 19 votos a favor, los países de la OEA propusieron comicios “justos, libres y con observación electoral” y llamaron al gobierno venezolano a implementar medidas necesarias para evitar el agravamiento de la crisis humanitaria.

Significativo es el hecho que en esta oportunidad Nicaragua, Ecuador, República Dominicana y El Salvador, que por tradición han apoyado a Maduro, decidieron abstenerse. La Carta Democrática Interamericana que los Estados americanos suscribieron comprometiéndose a resguardar los valores democráticos y aceptando la aplicación de medidas destinadas a defender y restaurar la democracia representativa, debe ser el marco de la acción continental en relación a Venezuela.

Si bien, el Grupo de Lima en un reciente comunicado dijo que las elecciones anunciadas por Maduro, sin autoridades electorales independientes ni observadores internacionales creíbles, y en que los principales líderes opositores tienen prohibido presentarse como candidatos “carecerán de legitimidad y credibilidad”, la deriva autoritaria en Venezuela exige que este conglomerado de democracias del continente pase de la retórica a la acción adoptando en bloque sanciones contra el régimen y activando la Carta Democrática Interamericana en los órganos políticos de la OEA.

El aislamiento internacional de la dictadura de Maduro parece ser el único camino, conjuntamente con la lucha unitaria de la oposición venezolana, para restaurar la democracia y la vigencia de las libertades y derechos humanos en Venezuela.

Lo más leído

DF Videos