×
Columnistas

Impacto positivo

María Eugenia De la Fuente, gerente División Personas, Comunicación y Sostenibilidad de Banco Santander.L

Por: María Eugenia De la Fuente | Publicado: Martes 4 de diciembre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

María Eugenia De la Fuente

Qué duda puede haber. Vivimos en un tiempo de transición desde un mundo análogo a uno cada vez más digital, en el que la inmediatez se vive día a día e impacta a las compañías, clientes y colaboradores. Esta transición es solo un ejemplo de los múltiples escenarios que hoy enfrentan las empresas, los que se pueden asumir desde la angustia y la queja o resolver que se hará desde la creatividad para responder en tiempo y forma. Quedémonos con esta segunda opción: son oportunidades para que las compañías pongan en práctica las lecciones aprendidas y, a su vez, se muestren llanas a continuar gestionando este cambio de la mano de sus colaboradores.

Imagen foto_00000004

En el ámbito de las relaciones laborales, aún es recurrente escuchar discursos que nos hablan de tiempos de obsolescencia y lo más probable es que para algunas empresas sea así, al menos para las que todavía no asumen que deben cambiar lo rutinario por nuevos desafíos. En esa apertura, empresas y trabajadores deben avanzar juntos por el camino que lleve a todos a mejores resultados.

El premio de la Fundación Carlos Vial Espantoso, que reconoció este año a Santander, habla justamente de cómo las empresas han mirado con nuevos ojos la relación con sus colaboradores, teniendo la confianza como base de trabajo, lo que solo se logra si se pone en el centro del negocio a las personas. Great Place to Work comparte ese mismo espíritu y nos inspira a todos a alcanzar la excelencia en la relaciones laborales. Estamos orgullosos de estar entre las cinco mejores empresas para trabajar en Chile en el ranking general y número 1 entre las compañías sobre 5.000 empleados. Sabemos que es también un desafío seguir mejorando día a día, porque una empresa es solo realmente exitosa cuando alcanza este nivel de relación con sus colaboradores, y no se estanca en esa conformidad, sino que se mantiene en una constante búsqueda por más y mejores espacios de desarrollo.

El mundo privado es motor para el crecimiento del país, pero también espejo de la sociedad. La mirada debe ser amplia para transformar el interior de las empresas, reconociendo el mérito y aportando al progreso de las personas.

La invitación es a pasar de la cultura del inmovilismo a la de la transformación, dejando de lado el miedo para aprender nuevas formas de relacionarse, respondiendo a los trabajadores y proyectando en conjunto la forma de enfrentar lo que vendrá.

Lo más leído

DF Videos