×
Jorge Hermann

Del fracaso tributario a la simplificación pro PYME

Jorge Hermann A. Director Hermann Consultores

Por: Jorge Hermann | Publicado: Martes 11 de septiembre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Jorge Hermann

Jorge Hermann

Una señal clara del compromiso con el crecimiento económico es el proyecto de ley sobre simplificación tributaria del gobierno. En relación a la PYME, la iniciativa se hace cargo de una enmarañada contabilidad simplificada, conocida como “régimen 14 ter”, de la reforma de 2014.

En la práctica, este régimen no tuvo el efecto deseado. Tan sólo 219 mil PYME se acogieron dentro del grupo potencial de 909 mil empresas con ventas menores a 50.000 UF anuales; y 150 mil PYME se acogieron al sistema semi-integrado con una tasa de impuesto corporativo del 27%, en vez de 25% del sistema atribuido.

Imagen foto_00000001

El régimen 14 ter naufragó porque obliga a eliminar el fondo de utilidades tributables y a pagar el impuesto correspondiente a este retiro. A su vez, entorpece el crecimiento de una empresa, porque al salirse de este régimen por superar el umbral de ventas, se debe volver a la contabilidad completa, lo cual es bastante engorroso. Además, el contador sigue siendo necesario para llevar los registros obligatorios y para aplicar las complejas circulares 20 y 43 del año 2016. Por último, la evaluación crediticia bancaria requiere de la información que entrega la contabilidad completa para otorgar un crédito a la PYME.

La solución planteada por el gobierno se denomina Cláusula Pyme, que crea un impuesto corporativo del 25%, permite la integración total en base a retiros efectivos y obliga a la contabilidad completa. Además, incluye elementos del sistema actual, que son la depreciación instantánea y la opción de que las rentas de la empresa queden afectas al impuesto global complementario del dueño de la PYME, similar al sistema atribuido. Finalmente, existe la novedad de tributar en base a una propuesta de declaración del SII para empresas con ventas hasta 10.000 UF, potencial reemplazo de la tributación en base a renta presunta.

La Cláusula Pyme ha sido criticada porque obliga a la contabilidad completa, que es un elemento ineludible para toda empresa que busca crecer con crédito bancario. La vuelta desde la contabilidad simplificada a la completa generará un leve estrés a unas pocas PYME que deberán practicar un inventario, incorporando la existencia de los activos fijos y otros activos, aunque los beneficios futuros serán mayores que las molestias presentes.

Por otra parte, sería interesante incorporar un incentivo tributario al emprendimiento que establezca deducciones fiscales para inversiones (capital semilla y etapa inicial) y exenciones tributarias para las ganancias de capital, como también es imprescindible que la aplicación práctica de la Cláusula Pyme sea simple y no limitante vía circular del SII.

Concluyendo, la propuesta de simplificación tributaria es pro PYME, porque se hace cargo de una realidad evidente: el fracaso del actual régimen 14 ter, que más que ayudar, limitaba el avance de las empresas pequeñas y medianas. Así, la correcta aplicación de la Cláusula Pyme debería potenciar el desarrollo productivo de quienes generan cerca del 60% del empleo del país.

Lo más leído

DF Videos