×
[an error occurred while processing the directive]
Jorge Hermann

Ley de estacionamientos: el niño símbolo del populismo

Director Hermann Consultores

Por: Jorge Hermann | Publicado: Viernes 3 de marzo de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Jorge Hermann

Jorge Hermann

En un claro ejemplo de populismo, en su plena expresión, se ha convertido el debate sobre la regulación de los estacionamientos privados por parte de un grupo de diputados en un año electoral. Después de dos años de tensa tramitación legislativa, el proyecto original que imponía hasta dos horas de gratuidad con la presentación de una boleta de compra en el centro comercial, sufrió profundas modificaciones en el Senado con el objeto de preservar la libertad de emprender.

La razón es que cerca de 20 expositores (expertos en vialidad, urbanistas, abogados, gremios y ONG) destacaron que la gratuidad de los estacionamientos fomenta el uso del automóvil, lo cual genera congestión vehicular y contaminación, perjudica el desarrollo eficiente del sistema de transporte y atenta contra el derecho de propiedad.

Frente al abrumador rechazo técnico a la gratuidad, como consta en la propia historia de la ley, los senadores encausaron el rumbo del proyecto original y establecieron dos modalidades de tarificación: i) cobro por minuto efectivo de uso; y ii) cobro por tramo de tiempo vencido con un período de media hora y tramos siguientes de diez minutos cada uno. Además, se incorporó la responsabilidad de las empresas ante robos, y el fin del redondeo al alza y el cobro por ticket perdido.

La aplicación de la regulación comenzó en febrero de este año y no ha estado exenta de polémica. Un informe incompleto del Sernac detectó que varios estacionamientos aumentaron sus tarifas y la Conadecus más un grupo de diputados acusaron que los nuevos precios son abusivos y que el lobby en el Congreso terminó perjudicando a los consumidores.

No obstante, lo que no logran entender los diputados es que la regulación impulsada por ellos, donde no existen fallas de mercado, es la causa de que el precio suba en ciertos tramos de tiempo de estadía porque se obligó a tarificar por minutos, principalmente.

En estricto rigor, antes cuando existía el cobro por tramos de tiempo había un subsidio cruzado implícito desde quienes se estacionaban pocos minutos hacia aquellos que lo hacían por un mayor tiempo. Ahora, la modalidad de cobro por minutos implica pagar lo que se consume efectivamente. Además, la comparación no debe hacerse sólo por una hora de estadía, sino que para diferentes tramos de tiempo, por ejemplo en los centros comerciales el 30% de los conductores se estacionan hasta treinta minutos y un 50% lo hace sobre una hora.

Dado que la ley no resultó como erróneamente se esperaba, dos diputados de la Democracia Cristiana, impulsores de la idea original, han anunciado que presentarán un proyecto de ley que modifique esta regulación prontamente.

Lamentablemente, la insistencia de estos parlamentarios lo único que hace es generar incertidumbre que frena la inversión y empeora el ambiente de los negocios, en un momento en que la debilitada actividad económica ya no puede más con los ruidos regulatorios de la coalición de gobierno.

Lo más leído

DF Videos