Jorge Hermann

No es casualidad la caída de la pobreza

Por: Jorge Hermann | Publicado: Lunes 2 de febrero de 2015 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Jorge Hermann

Jorge Hermann

La nueva cifra de pobreza muestra que todo cuadra y nada es casualidad. La gestión del gobierno de Piñera en impulsar el desarrollo de la iniciativa privada del libre emprendimiento se hizo sentir en la economía.
La pobreza fue un 14,4% el 2013, menor al 22,2% alcanzado el 2011. La cantidad de pobres disminuyó en 1.277.444 personas, cerca de 2,6 veces superior a la caída en el gobierno de Bachelet entre el 2006 y 2009. La actual administración hizo bien en actualizar la línea de pobreza a los nuevos patrones de consumo, iniciativa que comenzó el 2013.


El crecimiento económico es la principal causa inmediata de la disminución de la pobreza, siendo favorable a los pobres. El dinamismo de la actividad económica fue sobresaliente con un crecimiento del 5,3% entre el 2010 y 2013, el desempleo cayó desde el 9,0% al 5,7% y la inflación fue un 2,4% promedio.


Por el contrario, la desigualdad se ha mantenido inalterada debido a que el ingreso de los pobres no ha crecido más que el ingreso de los no pobres. No obstante, las generaciones más jóvenes tienen una distribución del ingreso más equitativa y una movilidad social mayor que las generaciones más viejas debido al mayor acceso a la educación (Sapelli 2011), como también el estándar de vida de los hogares pobres ha mejorado sustancialmente en el tiempo.


Por ejemplo, en la encuesta Casen 2013 se observa que el 66% de los hogares pobres tiene lavadora versus el 77% en el caso de los no pobres, un 77% tiene refrigerador en pobres y un 83% en no pobres, y un 74% tiene celular en pobres versus el 85% en no pobres. A su vez, la nueva cifra de pobreza multidimensional, que mide carencias en educación, salud, trabajo y vivienda, muestra una mejora de bienestar cayendo desde un 27,5% a un 20,4% entre el 2009 y 2014.


Igualmente, la agenda social es importante en ayudar a disminuir la pobreza con iniciativas tales como el Ingreso Ético Familiar y Chile Solidario. En particular, los subsidios monetarios de los grupos vulnerables aumentaron en torno al 25% entre el 2011 y 2013.


Por último, se necesita avanzar aún más en combatir las causas de la pobreza y la desigualdad a través de mejorar el acceso y la calidad de la educación en todos sus niveles, partiendo primero por fortalecer la educación preescolar para equiparar las capacidades desde la niñez y no priorizando las consignas sobre fin al lucro, copago y selección en los colegios particulares subvencionados.


En conclusión, la concreción exitosa para derrotar la pobreza requiere que las autoridades políticas fomenten una economía libre, respeten el estado de derecho, mejoren la estructura pública y promuevan un clima de negocios transparente y estable en el país. Por contraste, la actual incertidumbre regulatoria, con malas políticas públicas tales como la reforma tributaria, educacional, laboral, Sernac, código de aguas, entre otras, no hacen nada más que desalentar el espíritu emprendedor que ha sido la principal causa de la disminución de la pobreza en el país.

Lo más leído

DF Multimedia