Jorge Hermann

Reforma laboral: un golpe de knock out al emprendimiento

Por: Jorge Hermann | Publicado: Lunes 5 de enero de 2015 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Jorge Hermann

Jorge Hermann

Con un golpe de knock out del gobierno sobre la iniciativa privada al libre emprendimiento terminó el 2014, por medio del envío de la reforma laboral –sindical- al Congreso.
Los emprendedores y Pymes asumen el riesgo de llevar adelante un negocio que muchos no se atreven a realizar, siendo una fuente de dinamismo, innovación y generación del 60% del empleo en el país.
La reforma laboral postula tres modificaciones importantes sobre titularidad sindical, prohibición al reemplazo por huelga y piso de la negociación salarial. Por lo cual, el aumento del poder de negociación de los trabajadores terminará inhibiendo el surgimiento de nuevos emprendedores y ralentizará el desarrollo de la Pyme por lo engorroso y conflictivo que será el trato laboral, junto con el mayor costo y menores herramientas técnicas en la negociación laboral en relación a las grandes empresas.
Los dirigentes sindicales suelen endosar la responsabilidad de la baja afiliación sindical a la legislación laboral existente, razón por la cual se busca empoderar aún más a los sindicatos en la negociación salarial a través de la reforma.
¿Es cierto que el mundo sindical es débil?, las cifras muestran que, nuevamente, el diagnóstico es impreciso por la autoridad.
En particular, la tasa de sindicalización es un 20% para Chile en el 2013, ratio entre trabajadores afiliados a un sindicato sobre asalariados del sector privado (excluidas las trabajadoras de casa particular).
En una comparación internacional, Chile está sobre el valor promedio de la OCDE con un 17% y superior a Nueva Zelandia con un 19%, Japón 18%, Alemania 18%, España 17%, México 14%, EE.UU. 11%, Corea 10%, Francia 7,7%, entre otros. Además, la tasa de sindicalización ha caído en la mayoría de los miembros de la OCDE entre 1960 y el 2013, salvo Chile, España e Italia.
Por otra parte, en la encuesta Encla 2011 se observa que un 48% de las grandes empresas tiene un sindicato, 23% en mediana, 4,5% en pequeña y 1,6% en microempresa. A su vez, un 52% de los dirigentes sindicales señalan que los trabajadores no se sindicalizan por temor a consecuencias negativas. Por el contrario, un 89% de los trabajadores señala que no han formado un sindicato porque hay bajo número de trabajadores, no es necesario y no hay interés, siendo un 5,3% los que señalan una actitud negativa de la empresa.
Por último, un 69% de los sindicatos no está afiliado a las tres centrales sindicales existentes en Chile (CUT, CAT y UNT), mostrando la poca representatividad como interlocutor de los trabajadores.
Por lo tanto, la reforma laboral -sindical- lo que busca es aumentar artificialmente la representatividad de los sindicatos con cambios normativos, en vez de generar los incentivos para que los dirigentes sindicales realicen el trabajo correcto en atraer a los trabajadores. La forma forzosa que se busca va en beneficio de pocos y en desmedro de muchos trabajadores, ya que es un golpe de knock out, un fuera de combate, al emprendimiento generador de empleos.

Lo más leído

DF Multimedia