×
José Antonio Viera-Gallo

Bolivia-Chile, una nueva etapa

José Antonio Viera-Gallo Ex ministro y ex embajador

Por: José Antonio Viera-Gallo | Publicado: Martes 2 de octubre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
José Antonio Viera-Gallo

José Antonio Viera-Gallo

La Corte de la Haya ha rechazado la demanda boliviana. Nada volverá a ser como antes. El fallo debe abrir un proceso de reflexión en ambos países sobre la mejor manera de conducir sus relaciones bilaterales. Bolivia –mal aconsejada por abogados españoles afines al gobierno de Evo Morales– llevó sus pretensiones marítimas a una instancia judicial, que le fue adversa en forma clara y categórica, posponiendo el diálogo bilateral.

La defensa de Chile fue llevada en forma exitosa por un buen equipo profesional durante los gobiernos de M. Bachelet y S. Piñera, con un amplio y constante respaldo de las fuerzas políticas. Durante estos cinco años primó una visión de Estado, que ahora debiera aplicarse a la elaboración de un nuevo enfoque en nuestra política hacia Bolivia, más creativo y menos defensivo.

Imagen foto_00000001

El fallo ha disipado la desconfianza de ciertos sectores en los tribunales internacionales. Durante estos años se han manifestado reiteradamente críticas a la Corte Internacional de Justicia por considerar que sus resoluciones eran “creativas” y no se ajustaban estrictamente a derecho. Algunos han manifestado que Chile debería retirarse del Pacto de Bogotá de 1948, que confiere competencia a ese tribunal para resolver controversias en América Latina. Hoy esas alegaciones aparecen fuera de lugar.

La Corte se ha demostrado como una instancia jurídicamente válida y útil para hacer valer el derecho en las disputas internacionales. Sus razonamientos sobre cuándo surge una obligación de negociar entre los Estados son rigurosos y contundentes. Analizó cada una de las argumentaciones bolivianas, concluyendo que en el caso en cuestión no existe por parte de Chile tal tipo de obligación.

Sería un error si ahora Chile se encerrara sobre sí mismo y adoptara una actitud soberbia, que por cierto el Presidente Piñera ha descartado al comentar el fallo, reafirmando la voluntad de diálogo y colaboración. Chile debe reafirmar su inserción internacional y su acatamiento del derecho internacional, que es uno de los pilares de nuestra política exterior, y mostrarse activo en las diversas instancias de integración latinoamericana. Esta decisión debe mantenerse aunque soplen vientos proteccionistas, nacionalistas y xenófobos en importantes países del mundo.

Esta regla debe aplicarse igualmente con Bolivia. No por haber ganado un juicio que no buscó, Chile puede abandonar su voluntad de avanzar con el vecino en una agenda amplia de complementación económica, de infraestructura y energética, que comprenda también mejorar la libre circulación de mercancías por nuestros puertos. Lo que resulta de mutua conveniencia, toda vez que el comercio internacional de Bolivia se ha incrementado con el progreso económico de los últimos años. No olvidemos que todavía mantenemos un litigio con La Paz en La Haya por el uso de las aguas del Silala.

Esforcémonos por dar los pasos necesarios para construir una agenda de futuro con Bolivia, que supere el clima de entredicho de los últimos cinco años. Como dijeron algunas autoridades bolivianas durante el juicio, el fallo de la Corte debe abrir la oportunidad para buscar nuevas formas de trabajo conjunto entre los dos países.

Lo más leído

DF Videos