×
José Manuel Silva

Cash is king

Por: José Manuel Silva | Publicado: Miércoles 12 de agosto de 2015 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
José Manuel Silva

José Manuel Silva

Una de las típicas frases cliché del mundo financiero norteamericano señala que "cash is king". En otras palabras que el contar con liquidez para aprovechar oportunidades de inversión puede ser la más rentable de las alternativas en ciertos períodos. Quiero aquí señalar siete razones por las cuales pienso que en los próximos 12 meses el cash será rey y por lo tanto es recomendable aumentar la porción de caja en los portafolios de inversión.


1.- Cada vez hay más consenso que el retorno esperado de los activos financieros globales para los próximos años se encuentra en niveles más bajos que lo obtenido en las últimas décadas. Ello lo señalamos en nuestra columna del día 6 de mayo. Las políticas monetarias no convencionales de los bancos centrales de Estados Unidos, Europa, Japón, Suiza e Inglaterra, han deprimido artificialmente las tasas libre de riesgo, generando una burbuja en el mercado de bonos. Ello, a su vez, ha contaminado otros mercados financieros, dado que la búsqueda de retornos ha incrementado los siempre existentes vasos comunicantes entre activos. En los próximos meses se gatillará el inicio del proceso de alzas en la tasa de interés norteamericana. Aunque se espera mucha gradualidad, es esperable un incremento en la volatilidad.


2.- Como hemos señalado en estas columnas (03/07/2013; 13/03/2014), el ajuste económico chino es más difícil que lo presupuestado y probablemente pasa por tener varios años de crecimiento mediocre. Ello ha golpeado a los precios de las materias primas y lo seguirá haciendo. El mundo llevaba 10 años acostumbrado a precios de materias primas muy altos. Es muy probable que empresas y países muy favorecidos por ello hayan asumido niveles de endeudamiento que a los precios actuales son impagables. A su vez, estos países o empresas han sido grandes compradores de productos exportados por países desarrollados (bienes de capital o de lujo). Esto deprimirá el crecimiento global. La reciente devaluación china muestra la debilidad de la economía del gigante asiático, cuyo tipo de cambio real se incrementó mucho en los últimos años. Con la devaluación, aún pequeña pero que recién parte, China tratará de exportar su deflación interna.


3.- Como consecuencia de lo anterior, las acciones y los bonos de mercados emergentes estarán bajo ataque. La caída en los términos de intercambio de los países emergentes presionará sus monedas a la baja. Muchos tratarán de defenderlas para evitar la inflación, lo que redundará en caídas de sus agregados monetarios y de su actividad interna. El consumo interno en mercados emergentes, y las acciones relacionadas a él, que fueron favoritas por años, tendrán ajustes importantes.


4.- La economía mundial no ha logrado desapalancarse desde el fin de la crisis. Se ha reemplazado deuda privada por deuda pública, pero el monto total como porcentaje del PIB sigue muy alto. Estados Unidos es la excepción. La gran mochila de deuda es un factor deflacionario en la economía global y obligará a los bancos centrales a mantener bajas las tasas de interés. El costo alternativo del cash seguirá bajo. A su vez, esta mochila de deuda unida al bajo crecimiento, incrementará el riesgo global.


5.- Otro factor deflacionario de la economía global es la fuerte caída en el crecimiento demográfico, sobretodo en países desarrollados. Hoy y en los próximos años, el crecimiento de la población en edad de trabajar en numerosos países avanzados, será la mitad o menos de lo que fue en el período1980-2000. Ello, a su vez, agudizará la llamada crisis de las pensiones, en especial en países con sistemas de reparto.


6.- Chile ha dejado de ser un refugio, como lo fue durante 25 años. Como ha ocurrido en ciclos históricos cada 40 años, nuestra maquinaria institucional se desajusta, generando serios problemas de convivencia interna. El riesgo país de Chile es mayor a lo percibido por los mercados (ver columna del día 10/06/2015). Parte del cash debería estar en moneda extranjera.


7. Una serie de indicadores técnicos auguran difíciles meses por venir a los mercados. La fuerte caída en las materias primas relevantes para el crecimiento (metales y energía), de la plata y el oro, en el comercio exterior de Asia y en las expectativas de inflación a 5 años en numerosos países, muestran la debilidad de la demanda agregada global. Paralelamente, el mercado accionario norteamericano muestra señales de agotamiento, como por ejemplo, un cada vez menor porcentaje de acciones que suben y un mercado concentrado en pocos nombres.


Todo lo anterior nos hace pensar que la caja tendrá buenos retornos en los meses por venir.

Lo más leído