×
José Manuel Silva

¿Por qué Estados Unidos no crece?

Sin duda que una de las malas sorpresas del semestre que está terminando ha sido el mediocre comportamiento...

Por: José Manuel Silva | Publicado: Miércoles 6 de julio de 2011 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-
José Manuel Silva

José Manuel Silva

Sin duda que una de las malas sorpresas del semestre que está terminando ha sido el mediocre comportamiento de la economía norteamericana. Hacia fines del año pasado, el consenso era que EEUU crecería entre 3,5% y 4% anual durante el primer semestre de este año. A medida que avanzaba el semestre y se publicaban las estadísticas de actividad, las proyecciones se fueron ajustando y hoy se piensa que la economía norteamericana no crecerá mucha más que 2,2% a 2,4 %. Lo sorprendente es que esta disminuida expectativa se da en un contexto de estímulo fiscal y monetario récord. Si se consideran otras reactivaciones del pasado, hoy la economía norteamericana debería estar creciendo al 6%, ello al considerar la caída que tuvo y el gran estímulo aplicado.



Son varios los indicadores que han tenido un comportamiento mediocre durante los últimos meses. Uno de los más relevantes es el llamado ISM. Una encuesta mensual a gerentes de compra en todo Estados Unidos. En especial el sub componente de nuevos pedidos de este indicador. Este se empinaba por encima de 67 en enero de este año. La última lectura es de 51,6 , apenas por encima del nivel 50 que marca la frontera entre expansión/contracción. Lo mismo ocurre con el subcomponente de exportaciones que llegó al menor nivel en dos años. Ello coincidiría con una desaceleración de los principales mercados globales. Esta desaceleración en la velocidad de crecimiento se ha hecho sentir en una mediocre evolución del empleo en Estados Unidos. La tasa de desempleo aún supera el 9%, pese a haber salido oficialmente de la recesión hace 2 años. Últimamente ha vuelto a deteriorarse el indicador de demanda de subsidios de cesantía, superándose los 400.000, lo que muestra una escasa creación de empleos nuevos netos.

Unido a lo anterior, nos encontramos que las encuestas que miden la confianza del consumidor también se han deteriorado. Normalmente, el indicador de confianza medido por la Universidad de Michigan debería estar en niveles de 90 al cumplirse dos años de reactivación. En junio este índice cayó a 71,5 desde 74, 3 en mayo. Los hogares no se encuentran en Jauja, no sólo por el alto desempleo o porque los salarios nominales no crecen mucho, sino que también porque el mercado inmobiliario sigue reptando en mínimos históricos y los precios de las casas han vuelto a caer este semestre, haciendo que millones de familias en Estados Unidos deban más que el valor de su inmueble.

Todo lo anterior ocurre justo cuando el banco central de EEUU está terminando su plan de estímulo monetario llamado relajamiento cuantitativo 2, en el cual el “Fed” compraba bonos de gobierno al mercado y le inyectaba así reservas al sistema bancario. Lamentablemente, el sistema bancario no ha prestado estas reservas y ellas están depositadas en el mismo Fed. El mismo presidente del Fed, Ben Bernanke, manifestó que no tenía una explicación clara del por qué de la desaceleración y se preguntaba si acaso factores más estructurales no estaban impidiendo un crecimiento más vigoroso.

Es aquí donde el ya famoso trabajo de los economistas Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff puede aportar luces. En él investigaron cómo habían sido las reactivaciones luego de recesiones causadas por crisis financieras (cuando quiebran los bancos y otros entes financieros), concluyendo que las salidas de éstas son más mediocres, en especial en el sector inmobiliario y en el empleo. También constataron que en estos episodios suele aumentar mucho el endeudamiento fiscal, el que viene a suplir el desendeudamiento privado. Aquí surge finalmente otra de las potenciales causas de la desaceleración del consumo y de la aparente mediocre respuesta de las empresas en no invertir sus abultados excedentes. EEUU se enfrenta a un tsunami fiscal, nunca antes había tenido en tiempos de paz un déficit fiscal tan grande. ¿ No será entonces que miles de hogares y empresas están anticipando un período de alzas tributarias frente a la imposibilidad de los políticos norteamericanos de consensuar una salida fiscal?

Lo más leído