×
Columnistas

Jóvenes y empresa: conversaciones necesarias

Gonzalo Said H. Presidente Fundación Generación Empresarial

Por: Gonzalo Said H. | Publicado: Martes 29 de octubre de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Gonzalo Said H.

Más allá de la evidente condena -prácticamente unánime- al componente de violencia de las manifestaciones que han sacudido a Chile —y del urgente y necesario llamado a la paz social que debiera surgir desde todos los sectores, incluida la ciudadanía—, debemos también ser conscientes del origen de la movilización misma, resultado de un descontento social generalizado y largamente larvado en parte importante del país.

Imagen foto_00000001

El que a muchos nos haya sorprendido la magnitud del descontento es claramente parte del problema. Señales había: desigualdades de ingreso, de trato y de dignidad; precariedad en la vida de tantos. Pero más importantes que las cifras son las sensaciones y percepciones, que realmente explican las actuales movilizaciones.

Desde la empresa no ponderamos adecuadamente las señales ni tuvimos las conversaciones necesarias como para comprender a cabalidad lo que ocurría. Esto, pese a que estar conectados con el entorno social y anímico del país es crucial para liderar exitosamente cualquier tipo de organización. Mirando hacia adelante, sentimos que debemos fortalecer las conversaciones y diálogos que ya existen en muchas empresas con los trabajadores -con los que compartimos responsabilidades, futuro y propósito-, pero también con el resto de la sociedad. Y los jóvenes, que hoy representan un porcentaje mayoritario de la movilización, son, por supuesto, parte fundamental de ese Chile con el que tenemos que encontrarnos.

Por ello, Fundación Generación Empresarial (FGE) lideró, en alianza con la CPC, INACAP y Coopeuch, la primera Jornada de Jóvenes Líderes y Empresa, realizada el 5 y 6 de junio pasado, donde reunimos a más de 70 dirigentes de centros de alumnos de establecimientos particulares, privados y subvencionados de diferentes comunas de Santiago, con más de 30 líderes empresariales, para trabajar en conjunto, conocernos y reconocernos, aprendiendo cada uno del otro, de igual a igual, en dinámicas que ponen el foco en el actuar íntegro, con sentido de bien común y en los liderazgos éticos que es posible llevar adelante en diferentes ámbitos y escalas.

Esto permitió derribar prejuicios y contextualizar el rol que cada actor cumple en su respectivo ámbito de acción, abriendo así las miradas. Si bien la segunda edición de esta jornada debió ser suspendida por el actual contexto de protestas, este nuevo escenario nos impulsa con mayor fuerza a promover la realización de más eventos como éste, tanto en Santiago como en todas las regiones del país, los próximos meses y años. Estamos convencidos de que el cambio social necesario pasa por multiplicar instancias como la antes mencionada.

La cultura de integridad, que es lo que sustenta estas iniciativas con jóvenes y empresarios, nace de un conocimiento holístico del entorno, de las personas, sus esperanzas, dolores, frustraciones y alegrías; y de la capacidad de situar al ser humano y su dignidad al centro, tratando a todos como nos gustaría ser tratados. Si somos capaces de ponernos realmente en el lugar del otro, comprenderemos adecuada y oportunamente a las personas y podremos trabajar a tiempo para progresar conjuntamente y no volver a ser sorprendidos nunca más.

Lo más leído