Juan Emilio Cheyre

Chile hacia la integración energética

Juan Emilio Cheyre Director Centro de Estudios Internacionales UC

Por: Juan Emilio Cheyre | Publicado: Viernes 17 de julio de 2015 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Juan Emilio Cheyre

Juan Emilio Cheyre

Cuando se habla de integración energética surge en la memoria la fallida, dolorosa, imprevista y grave decisión del gobierno de Argentina de cortar el suministro de gas a Chile el año 2002. Lo que había sido postulado como un modelo se constituyó en una pesadilla. En 2007 los recortes superaron en un 150% a los del 2006. A partir de allí en nuestro país surgió y con razón el convencimiento que en materia energética no se puede depender de suministros provenientes de otros países como lo fue de Argentina.


Se sorteó la crisis con un esfuerzo importante donde sucesivos gobiernos debieron adoptar decisiones para paliar una situación que pudo haber revestido mayor gravedad.


El costo no ha sido menor y hay efectos de nuestras carencias en energía. El costo de la energía en Chile nos resta competitividad. En minería nuestro país es el de US$ 143 por MWh, comparado con Perú que con un costo de US$ 74 es la mitad de los nuestros. La proyección al 2020 en un estudio de Vittorio Corbo y Nicolás Hurtado muestra que la situación no mejoraría; ellos establecen que las tarifas de electricidad seguirán siendo casi el doble que en el Perú y 60% más caro que EEUU. A nivel OCDE, en precio de electricidad, Chile se sitúa como uno de los países más caros, muy por encima del promedio ponderado de esa organización.


Se ha ido consolidando la idea de trabajar por concretar proyectos de interconexión eléctrica. La Presidenta Bachelet en la reciente Cumbre de la Alianza del Pacífico dio señales que comparte la idea. El ministro Pacheco ha ampliado la información explicitando que "había conversado con la ministra del Perú para darle impulso a la interconexión regional". Se plantea que en 2021 podría existir una interconexión con cuatro países con líneas entre Ecuador y Perú; otra entre Perú y Chile y también entre Chile y Bolivia. En la Agenda de Energía se consideran "mecanismos de intercambio eléctrico y gasifero con Argentina y la complementariedad regulatoria con los miembros del Sistema Interconectado Andino y la Comunidad Andina de Naciones".


Buenas noticias que se inscriben en la idea de avanzar hacia las relaciones de interdependencia. Estas no siempre son bien comprendidas y tienen peligros. Sin embargo la tendencia dominante es consolidar procesos de integración. Hay que hacerlo tomado precauciones.


Se requiere de visión estratégica que maximice beneficios y minimice costos. Debería planificarse la importación como subsidiaria a un recurso propio en una matriz que nunca genere dependencia paralizante. Habría que crear un sistema que tienda a desarrollar efectos mutuos, en forma tal de tener espacios para disuadir decisiones unilaterales de la contra parte. Se necesitan acuerdos con claras normas de solución de controversias y una planificación de carácter técnico - regulatorio compleja unida a normas internacionales y a regulaciones con criterios multilaterales que hacen más difícil a un actor imponer decisiones unilaterales que afecten a su contra parte.


Nuestra experiencia fue traumática y de efectos graves. Una idea de integración cuenta con detractores y escepticos. Sin embargo hay que apostar a un modelo diferente. Avanzar en proyectos de esa naturaleza es positivo y traerá beneficios. Con nuevos actores se genera competencia y una economía de escala y la escala hace pensar en eficiencia de centrales. Se aumentaría la seguridad en el suministro diversificando nuestra matriz y haciendo más factible el aumento de la las ERNC logrando menores emisiones de contaminantes y gases de efecto invernadero.


Las buenas intenciones solo darán resultado si se logra aumentar las confianzas, acrecentar la voluntad política de todas las partes y asumir una planificación estratégica, profesional y técnica entre los actores. Se podría llegar a concretar un sistema integrado de energía en el Cono Sur de América. Adicionalmente aumentaría la relación positiva entre países llamados a establecer vínculos mas profundos y menos confrontacionales que los actuales.

Lo más leído

DF Multimedia