Columnistas

La esencia del retiro programado y la importancia de mantener el ahorro en el largo plazo

Por: María Eugenia Jiménez, directora ejecutiva de Brain Invest. | Publicado: Martes 3 de agosto de 2021 a las 14:01 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

María Eugenia Jiménez, directora ejecutiva de Brain Invest.

Hoy se habla mucho de la rentabilidad de los fondos E y D. La mala rentabilidad nos tiene a todos preocupados, porque no solo sólo afecta nuestros ahorros previsionales sino que a toda la industria de fondos mutuos de renta fija nacional.

Algunos años atrás la rentabilidad de los fondos más conservadores fue muy sobresaliente, pero fue en una época de disminución de la tasa de interés de política monetaria anunciada permanentemente por el Banco Central. Otros años, gracias a los cambios masivos que demandaron mayor inversión en instrumentos de renta fija, hubo un resultado muy positivo para quienes estaban en el fondo D y E.

El mercado espera un ciclo de alza de tasas de interés en el mundo, pero en Chile ya comenzó. El Banco Central aumento la tasa de interés de política monetaria en 25 puntos base, quedando en 0,75%. El pago del tercer retiro a los pocos días de su solicitud, una nueva discusión sobre un cuarto retiro y los programas de los candidatos presidenciales sobre el cambio del sistema previsional, no auguran un buen rendimiento para la renta fija nacional, generan una mayor volatilidad y una enorme incertidumbre por el futuro de nuestros ahorros.

Los fondos E y D invierten principalmente en instrumentos de renta fija nacional, algo en acciones chilenas y muy poco en el extranjero. Por tanto, no se ve auspicioso el futuro de sus rendimientos en lo que resta del año, y si el Banco Central continúa subiendo la tasa de interés, la recuperación de los fondos E y D se ve poco probable. Por lo dicho anteriormente, no es efectivo lo que se ha dicho respecto de que esta baja rentabilidad se ve compensada por una mayor tasa de interés.

No hay una fórmula mágica. Es vital mantener los ahorros previsionales en el largo plazo para obtener mejores rentabilidades y los retiros van en la dirección contraria.

Además, y frente al difícil panorama que se vive en materia de previsión, es importante tener en mente la modalidad de Retiro Programado al momento de pensionarse.

Y es que la esencia del Retiro Programado es la modalidad de pensión que permite conservar la propiedad de los ahorros, puesto que a través de ella se puede fijar el monto de jubilación que el pensionado(a) requiere, entre el monto máximo que financian sus ahorros y el mínimo que se basa en el monto de Pensión Básica Solidaria de acuerdo con la edad del pensionado(a) y que hoy es de $ 164.356 para personas menores de 75 años.

El Retiro Programado, permite también transferir -cuando quiera- la totalidad de sus ahorros o una parte de ellos a una Renta Vitalicia. Parte importante de la fórmula de cálculo en que se basa esta modalidad, es la expectativa de vida que tiene el pensionado(a), su cónyuge, y los meses que faltan para que cada hijo cumpla los 24 años, siempre que sean solteros y estudiantes.

Lo segundo y muy determinante sobre el monto que una persona va a recibir, es la tasa de interés que se aplica para calcular el monto que se fijará como pensión para los próximos 12 meses. Cada año en el mes en que el pensionado(a) realizó su trámite de pensión, la AFP debe recalcular la anualidad, actualizando la expectativa de vida de cada beneficiario de sobrevivencia, cónyuge, del propio pensionado(a). A ellos aplicar la tasa de interés que en ese mes esté vigente.

Cuando esta tasa es mayor, la pensión aumenta, siempre que los fondos hayan rentado lo esperado. Pero, aunque la tasa de interés se mantuvo para el período julio-septiembre de este año en el mismo nivel del cálculo anterior (julio-septiembre 2020), un 4,32%, la pensión disminuirá porque las personas tienen menos ahorro de lo que se estimó en un comienzo. Si a través de los años esto es recurrente se producirá una disminución permanente en el recalculo, si por el contrario la rentabilidad de sus ahorros es superior, la pensión aumentará si la tasa de interés no disminuye.

En términos simples, esta es una estimación de la rentabilidad que obtendrán en el futuro los ahorros. Si la tasa baja, no significa una pérdida de fondos, sino que los ahorros serán retirados en forma más conservadora. Si la tasa sube, implica retiros en forma de pensión mayores.

Si hacemos una analogía, el ahorro es como una piscina con agua.

Recibir pensión es abrir la llave para que disminuya el agua y dependiendo de la cantidad que usted saque, sus ahorros se verán más o menos disminuidos. La tasa de interés que se aplica en el recalculo es la llave que se abre para que salga el agua. A más apertura menos ahorros y viceversa.

Lo importante es que mientras esté vivo(a) haya agua en su piscina, y si fallece, exista la suficiente para que sus beneficiarios de pensión reciban lo que tienen derecho.

En la modalidad Retiro Programado usted conserva la propiedad de sus ahorros y asume el riesgo de longevidad. Si supera la expectativa de vida del año que en un comienzo se proyectó, su pensión será bastante menor a lo que inicialmente recibió.

En momentos de incertidumbre, es importante tener claro algunas certezas: la importancia de mantener el ahorro previsional en el largo plazo y tomar en cuenta las bondades de la modalidad de retiro programado al momento de pensionarse.

Lo más leído

DF Multimedia