×
Columnistas

La falta de agua se combate con innovación

Rodrigo Mena, fundador de Wetechs, Ingeniero Agrónomo PUC.

Por: Rodrigo Mena. | Publicado: Lunes 27 de enero de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Rodrigo Mena.

Chile vive una época de cambios. Las demandas sociales son el foco de las discusiones políticas y las calles se repletan de gente alzando la voz para dar su opinión. Sin embargo, esta realidad no nos puede hacer olvidar que tenemos otro gran desafío del que debemos hacernos cargo: la "mega sequía" que nos afecta.

Llevamos 10 años de grave escasez hídrica, lo que ha impactado a 119 comunas y a miles de chilenos que viven entre las regiones de Atacama y El Maule, con consecuencias sociales y medioambientales.

Lamentablemente, como país hemos dejado pasar mucho tiempo, años en realidad, sin hacernos cargo apropiadamente del "dilema" del agua.

Falta mucho por avanzar, desde conocer bien nuestros acuíferos hasta definir políticas públicas eficientes que permitan optimizar el uso de agua. Pero sobre todo, falta cambiar la mirada, pues no es aconsejable enfrentar esta situación con las herramientas del pasado. Es necesario innovar.

Muchas veces se afirma que "acá no hay agua", pero la verdad es que, en muchos casos, sí la hay. Lo que generalmente no hay en los lugares afectados es la tecnología adecuada para eficientar los procesos de operación hídrica.

El paso que falta es innovar y aplicar tecnologías de punta, que se conecten con el internet de las cosas (IoT) para interconectar digitalmente cualquier dispositivo o controlador de agua en una plataforma colaborativa. Así operadores, directivas, autoridades y la misma comunidad serían parte de la solución.

Una plataforma para supervisar, automatizar y controlar remotamente cada detalle del sistema; que permita actuar a tiempo ante cualquier mal funcionamiento; que facilite la toma de decisiones en base a millones de datos levantados por estos dispositivos; y que por medio de tecnologías de big data e inteligencia artificial logre niveles de eficiencia que hasta ahora no ha sido posible conseguir. En definitiva, permitir que tecnología 4.0 pueda solucionar en gran medida el problema de falta de agua en comunidades rurales, beneficiando directamente a más de 2 millones de chilenos.

No hablamos de ciencia ficción, sino de una realidad, de tecnología creada por chilenos, que ha logrado un 99,9% de continuidad operacional y un 30% de eficiencia en el uso del agua.

Hoy es posible que las comunidades trabajen en conjunto con la tecnología, haciendo más eficiente su consumo de agua y maximizando su producción. Esto mejora, sin duda, su calidad de vida y dignidad.

Innovemos, usemos tecnología y cambiemos el paradigma, pues en la mayoría de los casos sí hay agua, lo que no hay es una gestión eficiente de ese recurso para la gente y el desarrollo del país. La falta de agua se combate con innovación.

Lo más leído