Columnistas

La importancia de la sustentabilidad tributaria

Francisco Saffie Socio, Bruzzone y González, Profesor Asistente, Universidad Adolfo Ibáñez

Por: Francisco Saffie | Publicado: Jueves 12 de marzo de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Francisco Saffie

En momentos en que el país se prepara a responder preguntas importantes sobre su configuración política, parece tiempo de repensar la forma en que la sociedad civil se entiende a sí misma. En esa autocomprensión, las empresas cumplen un rol importante.

La relación virtuosa entre intereses privados y fines públicos debe ser revivida como condición de posibilidad de la civilidad que requieren las sociedades modernas complejas. La exclusiva concentración en una de esas perspectivas (la de los intereses privados o la de los fines públicos) no es forma de resolver los temas del futuro para los necesitamos colaboración y confianza.

Imagen foto_00000001

Siguiendo las tendencias a nivel global, se hace necesario en Chile reinterpretar desde esta lógica colaborativa el ámbito de los impuestos. El cambio va desde una comprensión que ve en ellos un ataque a la propiedad privada, a una que los entiende como medios para generar bienes públicos y financiar condiciones que hacen posible la vida pacífica en sociedad.

Este cambio de perspectivas no sólo exige a la administración del Estado ser más eficiente en el gasto público. En el caso de las empresas, supone incorporar entre sus objetivos (además de la generación de utilidades para sus accionistas) los efectos que implica en la generación de valor la relación que tienen con sus stakeholders o “grupos de interés”, que establecen nuevas exigencias en el cumplimiento tributario.

De esta manera, las empresas deberían dejar de ver los impuestos como un costo que debe “ahorrarse” a cualquier precio. Las prácticas agresivas para el “ahorro” de impuestos (la evasión y la elusión) han perdido legitimidad entre los stakeholders. Estos cambios en la valoración social del cumplimiento tributario de las empresas, que también se han visto reflejados a nivel legislativo, han dado origen a lo que se llama “sustentabilidad tributaria”.

La sustentabilidad tributaria consiste en que las empresas definan una política tributaria y desarrollen procesos internos de toma de decisiones que permitan comparar las estrategias tributarias con aquellas de cumplimiento de la empresa. La idea central es que las empresas puedan hacer públicos sus definiciones y procesos de toma de decisión, para comunicarlos a sus stakeholders. De esta manera, internalizan en sus retornos la valoración social del pago de impuestos.

El desarrollo de estas políticas y procesos permitirá a las empresas ser coherentes con sus decisiones en otras áreas del negocio, evaluar riesgos de conflictos frente a la autoridad administrativa, permitir la toma de decisiones responsables por parte de los directorios, y ahorrar impuestos en escenarios sin riesgos que pueden estar desaprovechados (la cláusula general antielusión permite el ahorro tributario que vaya en línea con la intención del legislador).

Estos cambios ya se implementan en el mundo. Índices internacionales como el Dow Jones Sustainability Index y el Corporate Sustainability Assessment miden las políticas y procesos de sustentabilidad tributaria. Los beneficios de la sustentabilidad tributaria no sólo se reflejarán a nivel de las empresas, sino que en el largo plazo, a nivel político ayudarán a mejorar la reputación y valoración del rol social de los empresarios.

Lo más leído

DF Multimedia