×
Columnistas

La importancia del directorio para profundizar el rol social de la empresa

Alejandra Loyola. Socia de TheHouse Advisory

Por: Alejandra Loyola. | Publicado: Viernes 30 de agosto de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Alejandra Loyola.

“Los accionistas ya no están primero”. Esta frase, entregada en la “Declaración del Propósito de una Corporación”, firmada por 181 CEO de compañías como JPMorgan, Chase, Apple, Amazon y Walmart, dio la vuelta al mundo y ha dejado pensando a presidentes y gerentes generales de todas las latitudes. En Chile, el tema caló hondo y, tal como lo mostraron las páginas de DF, dio para declaraciones, preguntas y compromisos en nuestro país en la más alta cúpula empresarial.

Imagen foto_00000001

Esta materia, como discusión per sé, no es nueva y está instalada hace rato en el mundo de los negocios, sin embargo lo valorable en esta oportunidad es el gesto. Al ponerlo en blanco y negro, genera valor, porque formaliza algo que había estado en el discurso, pero que ahora queda en el papel como un compromiso.

Por otra parte, es una decisión valiente, porque cuando adhieres a una declaración así ya no te puedes hacer el desentendido, y asumes un rol modelador.

Las compañías comenzaron con el discurso de la responsabilidad social, adoptaron el tema en el lenguaje y, de a poco, fueron haciendo cambios. Hoy están en un pie distinto, porque se dan cuenta de que si no hay cambios que agreguen valor a los clientes, trabajadores, proveedores y sus comunidades, más allá de los inversionistas, podrían verse afectados sus resultados financieros y la sustentabilidad de su negocio a largo plazo.

Por ejemplo, podemos ver que hoy existen inversionistas que eligen a las compañías para invertir porque les hace sentido su forma de trabajar, de tratar a los proveedores, o su manera de combatir el cambio climático, además o más allá de sus resultados económicos.

En Chile, las empresas están haciendo cosas, están avanzando y la ley también ha cambiado. Un estudio hecho por TheHouse Advisory analiza las distintas etapas en que se encuentran las compañías respecto a la responsabilidad con sus distintos stakeholders. En el lugar más básico, se ubican aquellas que se limitan a cumplir la ley, por ejemplo la ley del pago a las pymes o del 1% de inclusión laboral. Luego, están las que son cumplidoras éticas, que hacen aportes a la sociedad sin asociarlos a un valor del negocio. En el tercer peldaño se sitúan las generadoras de valor, que reconocen la relación con otros stakeholders como una responsabilidad y valoran estos temas en los resultados del negocio. Las más avanzadas son las modeladoras sociales, firmas que están dispuestas a hacer cambios en la operación y negocio para dar valor y eliminar el impacto negativo... hacia allá debemos avanzar.

El directorio tiene un rol fundamental en esta prioridad. Sólo si este estamento deja de velar únicamente por los resultados hacia el accionista y mide los resultados de la gerencia también en estos otros ámbitos, podremos realmente avanzar en este camino. En esta línea, es fundamental que el responsable de estas iniciativas no sea el gerente de asuntos corporativos o recursos humanos, sino directamente el gerente general. El primer paso es poner estos temas en la agenda de los directorios, que exista convicción y compromiso, para que luego se traduzcan en acciones concretas y cambios reales.

Lo más leído