×
Columnistas

¿La Vida es corta?

Es, en mi opinión, larga y por lo tanto debemos poner en orden nuestras finanzas personales y ahorrar los recursos necesarios para nuestro retiro.

Por: Diego Guaita Burgo, principal para Chile de Mercer | Publicado: Lunes 8 de octubre de 2018 a las 19:08 hrs.
  • T+
  • T-

Diego Guaita Burgo, principal para Chile de Mercer

Muchos me dijeron siempre que la vida es corta, que disfrute el momento, “Carpe Diem” y que el mañana ya se verá.

Nunca pude hacerlo, siempre me preocupe por el futuro. Llegue a un punto que esa preocupación por el futuro no me dejaba disfrutar el presente. Pero cuando logré tener un plan para el presente y para el futuro mi nivel de ansiedad disminuyó y pude disfrutar del presente. No tengo todo resuelto. Muy lejos de eso. Pero simplemente he hecho todo lo posible para tener lo mayormente controlado los impactos financieros que me podrían producir una enfermedad, invalidez o mi pensión.

Es que de esto se trata. De hacer lo mejor que se pueda para planificar la pensión.

Pero la mayoría de las personas aún piensan en el hoy sin prepararse por el mañana y justamente cuando llega ese mañana están preocupados en su día a día.

La vida no es corta. Es, en mi opinión, larga y por lo tanto debemos poner en orden nuestras finanzas personales y ahorrar los recursos necesarios para nuestro retiro.

Cuando se creó el sistema de pensiones en Chile o sistema de AFP en 1980, la expectativa de vida al nacer era de 66 años para los hombres, 72 para las mujeres y 69 años en promedio. Teniendo en cuenta esa información, el sistema de pensiones estableció una edad de retiro en 60 años de edad para las mujeres y 65 años de edad para los hombres. Por lo anterior una tasa de contribución del 10% iba a ser suficiente para otorgar pensiones que permitieran mantener el nivel de vida.

No hay que olvidar que la tasa de interés en ese entonces era superior a dos dígitos lo que permitía ahorrar más y otorgar mejores rentas vitalicias.

Bueno, el mundo cambio. Vivimos más y la tasa de interés ronda el 3% lo que hace más que necesario reformar un sistema que se pensó hace casi 40 años.

Hoy la expectativa de vida al nacer es de 79 años en promedio y de 82 y 77 para mujeres y hombres respectivamente. Es decir, vivimos en promedio 10 años más. 

Vivir más es excelente. Sin duda es una gran noticia (que no es ninguna novedad), pero tiene una contracara y es que debemos tener los recursos económicos necesarios para afrontar 10 años más de vida. Alimentación, salud, vivienda, recreación, vestimenta, etc. por una década más en promedio.

Es por esto que debemos dejar las peleas sin sentido como la de volver a un sistema de reparto; lo que es inviable por la baja natalidad y aumento de la expectativa de vida; y discutir temas que ayuden a mejorar las pensiones del sistema que ya se tiene.

¿Quién debería pagar el aumento en la expectativa de vida? ¿El Estado? ¿Las empresas? ¿Las personas? La discusión puede ser larga pero lo que no puede serlo es una reforma en la ley de pensiones, en particular una reforma que eleve la tasa de contribución actual del 10%.

La reforma que el Gobierno está proponiendo contempla entre otras cosas subir el porcentaje de ahorro a 14%. Lo más probable es que este 4% adicional sea abonado por el empleador como lo hace hoy con el seguro de vida (1,52%). En otras palabras, nos subirían el sueldo un 4% pero no lo podemos gastar sino hasta la edad de jubilación.

Este aumento del 40% en mi opinión no es suficiente pero no creo que se pueda aumentar aún más. Tengan en cuenta que el aumento del ahorro solo va a beneficiar a las personas que les falte muchos años para el retiro y justamente esas personas tendrán una mayor expectativa de vida al retiro cuando alcancen la edad para su jubilación.

Este no es un problema solo de Chile. La mayoría de los países tienen problemas con sus sistemas de pensiones.

La reforma es sin duda un gran avance, pero no alcanza y el gobierno y las empresas deben trabajar en la inclusión del adulto mayor en la fuerza laboral ya que la vida ha cambiado muchísimo.

La verdadera reforma de pensiones esta en nosotros. Debemos dejar de esperar que el gobierno nos solucione la pensión, darnos cuenta de que ahora la vida no es tan corta y que debemos “jubilar a la jubilación” ya que alcanzamos la edad de retiro con mejor salud que nuestros padres y vamos a tener que seguir trabajando. Algunos por necesidad, otros para mantenerse activos.

Lo más leído

DF Videos