Columnistas

Lenguaje odioso, retroceso de convivencia

Ex ministro de Economía

Por: Pablo Longueira | Publicado: Lunes 9 de mayo de 2016 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

¿Qué nos pasó? ¿Por qué nuestro país, que era un ejemplo de vida cívica y modelo de desarrollo, ha dejado de serlo? ¿Cómo puede haber un reconocimiento tan unánime a Don Patricio Aylwin y simultáneamente estar viviendo un clima tan distinto a lo que él inspiró en su brillante conducción de la transición a la democracia? Muchos jóvenes que no habían nacido para su gobierno y otros que ya ni siquiera lo recuerdan, quedaron impresionados por el contraste del día a día de la política contingente y la amistad cívica, el respeto entre adversarios políticos y el sentido republicano de los tres días que duró el duelo nacional por la muerte del ex Presidente. ¿Por qué podemos mostrar en tres días lo mejor de lo nuestro y pasar -con la misma rapidez y en tan solo unas horas- a resaltar lo que nos divide? Lamentablemente, hoy existe un lenguaje de conflictividad y de odiosidad, que marca y profundiza nuestros desencuentros como sociedad y que nos aleja cada vez mas de ese camino al desarrollo que todos hemos dicho querer alcanzar.

La gran pregunta es qué nos ha pasado como sociedad para llegar a este deterioro. Guardando las proporciones, esa misma interrogante rondó siempre mis conversaciones con los actores políticos de la época de los 60 y 70 (el año 73 yo tenía 14 años y no me formé en un entorno familiar político, ni menos pensaba terminar dedicando gran parte de mi vida al servicio público, ya que mi vocación era la ingeniería). ¿Qué fue lo que -según ellos- había conducido al quiebre institucional del 73? Siempre me llamaba la atención que muchos de ellos se cuestionaban el no haber hecho más para evitarlo.

Y, curiosamente, casi todos coinciden en lo mismo. Uno hubiese esperado respuestas tipo: la guerra fría, las ideologías globalizantes, el marxismo, etc. Tal vez hay de todo eso un poco, pero era más simple, más cotidiano, más elemental lo que todos compartían que había pasado. Empezaron sin darse cuenta a descuidar el lenguaje, la forma de tratarse unos a otros, fueron perdiendo la amistad cívica, la capacidad de conversar y buscar acuerdos, las descalificaciones eran pan de cada día, se fue sembrando lentamente el odio, la división y la polarización entre los chilenos. Cada uno terminó finalmente atrincherado en sus posiciones, sin importarle el país.

No necesito explicar por qué estoy escribiendo sobre esto hoy. Cual más, cual menos, todos compartiremos que el tono y el lenguaje de lo político no solo se ha vulgarizado, sino que también está contribuyendo a crear un clima de odiosidad y polarización que nada bueno traerá. Hay que reaccionar a tiempo, son muchos los que se arrepienten de no haber sabido reaccionar oportunamente en el pasado. Estos escenarios terminan muchas veces siendo conducidos por iluminados o populistas, desplazando a todos los que no fueron capaces de revertir ese escenario del cual terminaron siendo parte. Esto es tarea de todos.

Hoy, incluso, puede ser aún más difícil que en el pasado cuidar ese lenguaje vital para una sana convivencia democrática. Las nuevas formas de relacionarse de la ciudadanía, que está permanentemente conectada a través de las redes sociales, más la inmediatez de la información, hace que ello no dependa tanto de los conductores políticos. Ello nos obliga a ser doblemente cuidadosos con los climas que se van instalando en nuestra sociedad. E impone un standard aún mayor para las autoridades, ya que si el ciudadano común y corriente observa en éstos un lenguaje vulgar, odioso, descalificador y polarizador, no faltarán los que a través de instrumentos como las redes sociales aviven aún más ese clima.

Ojalá exista el coraje para revertir este ambiente. Mientras más se vaya profundizando, más coraje se requerirá en el futuro para cambiarlo. Porque el camino más fácil siempre va a ser el intentar obtener el aplauso fácil de la galería. Ojalá también aprendamos de aquellos que nos dicen lo importante que fue el lenguaje entre los políticos para crear un clima de ingobernabilidad y de crisis. Por cierto que estamos lejos de esa situación, pero en este último tiempo debemos reconocer cómo hemos retrocedido en nuestra convivencia nacional. La descalificación, el escándalo, un lenguaje basado en el odio se está instalado y nada bueno nos traerá.

Lo más leído

DF Multimedia