×
Columnistas

Lidiando con un mundo de tasas de interés negativas

Tommy Stubbington © 2019 The Financial Times Ltd.

Por: Tommy Stubbington | Publicado: Viernes 16 de agosto de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Tommy Stubbington

Hacer una inversión que garantice la pérdida de dinero suena como algo que te costaría tu empleo. Pero, en los mercados de bonos, esto se ha convertido en una realidad. Bonos por un valor de US$15 billones (millones de millones) — aproximadamente una cuarta parte de la deuda emitida por gobiernos y empresas a nivel mundial — actualmente se negocian con rendimientos negativos. Eso significa que los precios son tan altos que es seguro que los inversionistas recuperen menos de lo que pagaron, a través de interés y de principal, si mantienen el bono hasta su vencimiento. De hecho, ellos están pagándole a alguien para que cuide su dinero.

Imagen foto_00000001

La expansión de las deudas con rendimientos negativos ha suscitado profundas dudas sobre los extremos a los que han ido los bancos centrales en su intento por revivir la economía durante la última década. Al mismo tiempo, el viaje de los mercados de bonos a través de aguas desconocidas ha confundido a numerosos inversionistas.

Las tasas de interés negativas aparecieron por vez primera en los mercados monetarios japoneses hace dos décadas. Desde la crisis financiera, se han extendido a los mercados de bonos del gobierno en Japón, Suecia, Suiza, Dinamarca y la Eurozona, todas economías que están luchando con una baja inflación en donde el banco central ha establecido tasas de interés por debajo de cero. Los inversionistas codiciosos de rendimientos se han visto obligados a buscar en otros lados, asegurando la expansión de los rendimientos bajo cero y reduciendo los costos de los préstamos en todas partes.

Los inversionistas ahora están contemplando lo que pudiera convertirse en la próxima frontera de la revolución de rendimientos negativos: el mayor mercado de bonos de todos.

Los inversionistas se están ajustando a regañadientes. Después de todo, los gestores de fondos están acostumbrados a operar en un universo donde todas las tasas de interés son relativas, y eso también se aplica a las negativas. Si un banco central fija una tasa base de menos 0.4%, un rendimiento de cero en un bono del gobierno ultraseguro pudiera parecer atractivo.

Luego tenemos una inflación desinflada, la cual hace que los activos de renta fija sean más atractivos. De hecho, aunque los rendimientos nominales negativos pueden parecer asombrosamente novedosos, los rendimientos negativos “reales”, ajustados por los aumentos de precios, son relativamente comunes.

Si los bancos centrales continúan reduciendo las tasas — como se anticipa que lo haga el Banco Central Europeo (BCE) en septiembre — es probable que los rendimientos de los bonos los sigan a la baja. La antigua teoría de que cero actuaría como el nivel mínimo para las tasas de interés ha sido destruida. Sin embargo, la mayoría de los analistas piensan que todavía existe algún tipo de límite, solamente que es más bajo de lo que habían pensado anteriormente.

Existen varias razones para pensar que ese punto pudiera estar cerca, o incluso que ya ha llegado a economías como la de Suiza, donde las tasas están actualmente en menos 0.75%. En algún momento, los ahorradores preferirán guardar su dinero en una bóveda en lugar de someterse a tasas punitivas y negativas.

Eso significa que es probable que los inversionistas no puedan sobrellevar la ola de rendimientos negativos durante mucho más tiempo. Aunque los rendimientos de los bonos han estado en niveles históricamente bajos durante años, los gestores de fondos han compensado con creces la falta de rendimiento con sólidas ganancias de precios en sus carteras conforme los bonos se recobraron. Una vez que las ganancias de precios decaigan, se quedarán contemplando un panorama de inversión de bonos excepcionalmente sombrío.

Lo más leído