×
Manuel Bengolea

Pronósticos 2018

Manuel Bengolea Gerente general Octogone Chile

Por: Manuel Bengolea | Publicado: Jueves 28 de diciembre de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Manuel Bengolea

Manuel Bengolea

Los que hemos dedicado nuestra profesión a la difícil tarea de pronosticar precios de activos financieros, a sabiendas que los modelos funcionan casi siempre en el largo plazo, hemos tenido que agregar a nuestros deberes la función de augur político, que hoy por hoy ha pasado a ser una variable relevante en cualquier modelo de proyección. Sin ir más lejos, los resultados electorales de la primera y segunda vuelta presidencial han dejado meridianamente claro a qué me refiero. Esta incertidumbre política que parecía ser exclusividad de países tercermundistas medio bananeros, se ha extendido a los países desarrollados. EEUU y Francia son un buen ejemplo de ello.

A pesar de que las proyecciones económicas son más halagüeñas con Piñera en la presidencia, la gran duda para hacer “cuadrar el círculo” como dijera nuestro actual ministro de Hacienda, es cómo será la conducción económica. Es decir, le hará caso Piñera a la derecha social y a ciertos DC, desterrados de su partido, y los incluirá para obtener los mínimos consensos para hacer los cambios que se requieren para imprimir mayor dinamismo a la economía chilena. ¿Qué hará la oposición, aquellos que añoran la retroexcavadora –que no son pocos, y que hacer concesiones a la derecha, independiente si es bueno para el pueblo, es una apostasía a su credo de igualdad? ¿Elegirá el PC hacer una alianza con los partidos más radicales del FA, y salir a la calle a gritar y destruir? ¿Se preocupará Piñera durante su mandato de buscar un sucesor para pasarle el mando, o repetirá la estrategia de su primer gobierno de hacer crecer más la economía como objetivo político?

Como podrá apreciar las dudas sobre los posibles caminos a seguir no son menores, incertidumbre que se irá despejando en los primeros meses de gobierno. Hasta acá, todo lo que tiene que ver con el frente doméstico. Porque hasta ahora los pronósticos de crecimiento, tipo de cambio, tasas de interés, precio de acciones, se basan en que no habrá disrupciones mayores en los mercados financieros internacionales. ¿Qué pasará, si el consabido aplacamiento de la inflación en EEUU no es tal y los salarios comienzan a subir al ritmo de la actual estrechez de su mercado laboral? Esto implicaría que la FED tendría que subir las tasas más de lo que se espera, con lo cual la volatilidad retornaría al mercado (hoy en los niveles más bajos desde 1990). ¿Cómo reaccionará el nuevo presidente de la FED, y qué hará Draghi en el ECB? Aunque hoy por hoy la probabilidad de un evento como el descrito anteriormente es menor, de ahí lo bajo de la volatilidad, el problema es que de presentarse, los efectos en los mercados no serían baladíes.

Con todo lo anterior, en el 2018 el IPSA alcanzaría los 6.300 puntos, el dólar romperá la barrera de los $ 600 y buscaría los $ 580, la inflación volverá a 3% (nivel medio del rango meta) antes de lo que se espera y por ende el Banco Central podría subir las tasas a fines de 2018. ¿Qué pasará con la política, que es crucial para los pronósticos anteriores? Difícil tarea espera a Piñera, pero nada mejor que Mark Twain y sus dichos para formarse una idea: “Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos de que han sido engañados”.

Lo más leído

DF Videos