×
Manuel Bengolea

Reforma Tributaria. ¿Qué pasa después de la foto?

La participación de Chile en el Mundial sirvió para que muchos

Por: Manuel Bengolea | Publicado: Viernes 11 de julio de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-
Manuel Bengolea

Manuel Bengolea

La participación de Chile en el Mundial sirvió para que muchos desviásemos nuestra atención de los problemas reales. La situación hoy, ya casi terminada la justa futbolística y con Chile fuera de ella, es que la actividad económica nos sorprende hacia la baja, y de hecho hasta la temida inflación, por tercer mes consecutivo sobre el rango meta, pareciera aplacar su hasta ahora, ininterrumpida tendencia a subir por sobre lo esperado.

Tal como la lluvia hace aparecer vendedores de paraguas, la publicación del Imacec y el IPC hace que surjan las apuestas sobre qué hará el Banco Central en su próxima reunión de Política Monetaria. El consenso de los operadores financieros es que el martes 15 bajará la tasa rectora en 25 pb y que hará otra baja dentro de los próximos meses.

El problema es que el escenario económico que tiene el Banco Central ante sí, es tan complicado, que es muy probable que más adelante el instituto emisor también sorprenda al mercado bajando la tasa de política monetaria (TPM) más de lo pronosticado. Mi apuesta es que el Central bajará la tasa entre tres y cuatro veces en el transcurso de los próximos 12 meses. Creo que la brecha entre la capacidad instalada y utilizada está aumentando muy rápidamente, y esto debería transmitirse a precios a la misma velocidad.

A pesar de que la inflación actual está sobre el rango meta, las expectativas, esto es la inflación para el año 2015, siguen ancladas en 3% anual, con lo cual el Central, a lo menos, no tiene que lidiar con el “desanclaje” de expectativas inflacionarias, cuyo remedio es más complicado y doloroso.

La actividad económica continúa desacelerándose y los pronósticos no son halagüeños, es decir no vamos de menos a más. Entonces, a la desaceleración, infligida por China en el segundo semestre de 2013, ahora hay que añadirle la impuesta por el gobierno, que en su afán por cumplir con lo prometido en el Programa, ha actuado precipitadamente, lo que combinado con las sandeces formuladas por ciertos encumbrados personeros, ha terminado por generar, entre empresarios y consumidores, un coctel de incertidumbre que promete una resaca económica de aquellas. Ni hablar de lo que pueda suceder con las ya deterioradas expectativas de empresarios y consumidores cuando se discuta la reforma educacional y laboral.

Hoy todos celebran lo que algunos llaman la Reforma Tributaria más ambiciosa desde la vuelta a la democracia. Pero esto es una victoria efímera, porque el impacto negativo que tendrá esta reforma en el potencial de crecimiento económico de los próximos años, no es menor. Que aprovechen entonces los políticos su momento de gloria, su abrazo y su foto para la posteridad, porque lo que viene luego será la parte complicada, la que enfrentaremos todos -no sólo el 1% más rico-, la parte que nadie ha querido explicar bien: la parte del aumento en el desempleo y la caída de los salarios que afectará mayoritariamente a los más desprotegidos.

El Banco Central y el Gobierno saben y entienden que la incertidumbre política está provocando un cambio de paradigma en el crecimiento económico de Chile. Saben que la igualdad es importante para uno y objetivo primordial para el otro, pero también saben que esta reforma tiene un costo y un beneficio; lamentablemente, el primero se paga en el corto plazo mientras el último se percibe en el largo. Al instituto emisor, por lo tanto, no le quedará más que cambiar la TPM a la nueva realidad de crecimiento económico chileno.

Lo más leído

DF Videos