×
Matko Koljatic

La pregunta del momento

Por: Matko Koljatic | Publicado: Martes 10 de marzo de 2015 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Matko Koljatic

Matko Koljatic

Las clases de mi curso de 'Dirección de Empresas' en la carrera de Ingeniería Comercial de la UC comienzan esta semana. Como todos los años, comenzaré la clase con lo que considero una pregunta fundamental: ¿para qué existen las empresas?


Probablemente, como ha sido mi experiencia en años recientes, después de un par de minutos de discusión, un alumno planteará la respuesta convencional: "crear valor", entendiendo ello como el crecimiento del valor económico de la empresa. Ello desatará un debate intenso, ya que desde hace algunos años el afán de lucro – la creación de valor para los accionistas - no es bien visto por amplios sectores de la sociedad. Los alumnos, en general, no son ajenos a ese escepticismo, sumándose a quienes plantean que hay que reemplazar la lógica económica en las empresas por otra lógica, más humana y socialmente beneficiosa. El problema con estas posturas es que se quedan a medio camino, como cuando Porter plantea el 'do good and do well' (en su artículo Valor Compartido) ya que el "do well" es más de lo mismo.


Volviendo a la sala de clases, a medida que avanza el debate, es perceptible que lo que preocupa a alumnos y alumnas no es que la creación de valor económica sea el objetivo final, sino que la legitimidad de los medios con que se crea valor. En breve, en una variación del aforismo, el fin no se justifica dados los medios utilizados. La pregunta que surge en la sala es, entonces, si es posible alcanzar dicha legitimidad.


Pienso que esta discusión introductoria, en una clase de ingeniería comercial, refleja bien la discusión que nos deben plantear las situaciones por todos conocidas que involucran a empresarios y ejecutivos de empresas de primer nivel del medio empresarial nacional. La pregunta del momento es: ¿cómo se le da legitimidad a la creación de valor en una sociedad escéptica frente a la actividad empresarial?. Mi opinión es que la respuesta correcta es que los medios empleados deben hacer legítimo el fin, o lo que es lo mismo, la empresa debe reconocer su rol público en la sociedad. Veamos porqué.


En un mercado competitivo, las empresas crean valor para sus accionistas solo si han atendido bien las necesidades de sus consumidores, gracias al compromiso y adhesión de sus trabajadores. Cuando esta fórmula virtuosa ocurre, los accionistas reciben un retorno y sube el precio de la acción. Si cualquiera de los 'stakeholders' está descontento con el valor recibido, la empresa no tendrá éxito en el mercado y el precio de la acción caerá, fallando la empresa en alcanzar el objetivo de creación de valor. Por lo tanto, y este es un punto crucial a explicar a quienes objetan el aumento del valor económico de la empresa como objetivo empresarial, la creación de valor para los accionistas y para los demás 'stakeholders', no se contradicen, sino que son dos caras de una misma moneda. Las ejecutivas y ejecutivos son contratados por los dueños para maximizar sus retornos, pero ello solo se logrará satisfaciendo primero a los consumidores y trabajadores. Un punto importante a recalcar es que los accionistas son los receptores residuales del valor creado, ya que solo se generara retornos para los accionistas después de responder razonablemente a las demandas de los otros grupos de interés que interactúan en la empresa.


Esta idea simple y poderosa, que se conoce como 'teoría de los stakeholders', debe ponerse además, en un contexto. Hay una restricción adicional que es crucial: todo lo anterior debe hacerse bajo las restricciones impuestas por el marco legal; es decir, la ciudadanía también se convierte en un "stakeholder", que espera de la empresa creación de valor social.


Pienso que hay una palabra clave en la respuesta anterior: respeto. Solo respetando la dignidad de los ciudadanos, trabajadores, consumidores y accionistas minoritarios y respetando estrictamente las leyes que norman la actividad empresarial, se logrará que los medios hagan legítimo el fin. Ese es el desafío que enfrentamos.

Lo más leído