Miguel Ricaurte

El crecimiento no importa

MIGUEL RICAURTE Economista jefe Banco Itaú, PhD

Por: Miguel Ricaurte | Publicado: Lunes 10 de mayo de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Miguel Ricaurte

Miguel Ricaurte

Leyó bien el título: el crecimiento de este año no importa. Veremos una expansión incluso algo por sobre 7%, gracias a la reapertura de la economía en medio de un proceso de vacunación rápido, el impulso de medidas fiscales, monetarias y de los retiros de pensiones, y un entorno global favorable, con precio del cobre en niveles históricamente elevados.

Imagen foto_00000002

Aun así, las perspectivas no son auspiciosas. Las autoridades, el FMI y los analistas coinciden en que el crecimiento en 2022 sería cercano a 3,5%, nivel que hasta hace poco estimábamos como potencial. Más aún, las proyecciones para lo que resta de la década son de entre 2,5% y 3%, por debajo del promedio de casi 4% de la década pasada, mientras que el comité del PIB tendencial de la regla fiscal estimó que dicho crecimiento estaría por debajo de 2%.

Son varias las razones que explicarían el bajo optimismo para la economía chilena.

Menos ahorro, menos crecimiento. La economía chilena va a ver disminuido su ahorro de largo plazo en casi US$ 60 mil millones cuando pague el tercer retiro de pensiones. Esto equivale a 20% del PIB. Si bien no todo se ha gastado, lo ahorrado está hoy en activos más líquidos y de menor duración que los fondos de pensiones. Por lo tanto, la profundidad del mercado financiero relevante para el financiamiento de proyectos de largo plazo, incluida la compra de viviendas con créditos hipotecarios, se ha visto mermada. Eventualmente veremos tasas de interés de largo plazo más elevadas, mayor costo de invertir, y por lo tanto menos crecimiento.

Deterioro institucional, menor crecimiento. En su libro "El pasillo estrecho: Estados, sociedades y cómo alcanzar la libertad", los economistas Daron Acemoglu y James Robinson argumentan que la calidad institucional de los países es un factor clave para su crecimiento y desarrollo. La evidencia muestra que este factor puede ser más importante que la dotación inicial de factores de producción como capital, recursos naturales e incluso, capital humano. Además, los autores destacan que no son sólo los sistemas democráticos y de libre mercado los que favorecen rápido crecimiento y desarrollo. Así, el éxito de China se explicaría porque, al igual que otras economías asiáticas, ésta tiene una larga tradición de instituciones estatales efectivas, capaces de proveer bienes y servicios a sus ciudadanos.

Los cambios institucionales no son malos per se. Pero malos cambios institucionales, sea porque la calidad de las nuevas instituciones es menor o porque el proceso de cambio es desordenado y trae incertidumbre, sí pueden resultar en menor crecimiento. Esto me lleva al siguiente punto.

Mayor incertidumbre, menos crecimiento. Un cambio normativo fundamental, como el que estamos por vivir, ha llevado a los agentes a postergar decisiones de inversión. Así lo muestra el Informe de Percepción de Negocios publicado recientemente por el Banco Central, donde se reporta que la cantidad de empresas con planes de inversión no varió, pero la fracción de éstas que esperaba que dichos proyectos se materialicen con alta probabilidad cayó frente al informe de enero. Así, podríamos ver al menos en el corto plazo menor crecimiento por mientras se despejan dudas respecto al proceso constituyente y electoral que viene por delante.

Seguramente podemos hacer poco para mitigar el impacto en crecimiento de la incertidumbre doméstica. Sin embargo, debemos cuidar que las instituciones resultantes del proceso constituyente sean de calidad, pues está en juego el crecimiento de largo plazo de Chile.

Lo más leído

DF Multimedia