×
Columnistas

Minería y gobiernos locales: alianza virtuosa

Felipe Purcell Vicepresidente de Asuntos Corporativos de Anglo American

Por: Felipe Purcell | Publicado: Jueves 29 de marzo de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Felipe Purcell

El rol social de la empresa privada es materia de continua discusión. Las expectativas de los ciudadanos hacia las empresas –y en especial hacia la minería– crecen cada día, esperando que el rol que las compañías cumplen en la sociedad se traduzca en aportes tangibles en materia económica, social y medioambiental, y que las relaciones que establezcan se basen en la confianza y sean mutuamente beneficiosas.

Surgen así nuevos paradigmas de cómo las compañías se insertan en los territorios que las acogen, cómo contribuyen a construir visiones comunes para su desarrollo, y cómo re imaginan su forma de operar para mejorar la calidad de vida de las personas.

Esta nueva realidad se traduce en entender que la labor de las empresas va más allá de la generación de valor para sus accionistas, y la minería ha sido pionera en esto. Esta labor debe estar vinculada a su rol como actor de un territorio y así abarcar también a los múltiples y diversos stakeholders con los que se relaciona, aportando activamente a la sostenibilidad económica, ambiental y social de sus entornos. Se trata, entonces, de incorporar estas variables como un foco central del negocio y de las decisiones empresariales.

Ahora bien, ¿cómo se logra encarnar esta forma de trabajar de manera permanente y duradera? La experiencia nos muestra que la mejor forma de hacerlo es construir alianzas sólidas con los distintos actores –públicos, privados, de la sociedad civil– de los territorios que las acogen; en particular, generando iniciativas de beneficio mutuo con los gobiernos locales –municipios– y organizaciones comunitarias.

A diferencia de otros países, en Chile no existen regulaciones claras para canalizar las contribuciones de las empresas, por lo que trabajar en alianza con los gobiernos locales es un camino eficiente para contribuir a atender las numerosas y diversas necesidades de las comunidades vecinas.

En este sentido, genera preocupación que algunos agentes cuestionen la intencionalidad de estas instancias de colaboración, asignándole la intención de querer influenciar a la autoridad para el logro de beneficios propios, en circunstancias que su objetivo es precisamente generar una forma de trabajo que sea transparente y de largo plazo.

En la industria minera somos conscientes de que generamos impactos. Por eso es importante que las empresas avancemos hacia el objetivo de generar un impacto neto positivo. En simple, lograr que la comunidad perciba beneficios que surgen de nuestra presencia y que superen los impactos negativos generados por nuestras operaciones. Es un gran desafío y creemos que la única forma de alcanzarlo es el trabajo colaborativo entre todos los actores que comparten un mismo territorio.

Lo más leído

DF Videos