Columnistas

Mujer, trabajo y minería: una tarea de todos

Verónica Fincheira, gerenta del Consejo de Competencias Mineras (CCM)

Por: Verónica Fincheira. | Publicado: Jueves 10 de septiembre de 2020 a las 11:34 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Verónica Fincheira.

Lo primero que hay que reafirmar es que existe un compromiso por parte de la industria minera en incrementar la participación femenina en el sector. Sin embargo, este proceso es una tarea que involucra a diferentes actores de la sociedad. Esto no es sólo responsabilidad del sector minero, sino que también exige ajustes a nivel educativo, familiar, cultural y en el campo laboral.

El Consejo de Competencias Mineras (CCM), desde hace más de ocho años, entrega cifras que dan a conocer quiénes componen el sector, informa además las proyecciones que tiene la minería para la incorporación de trabajadores de aquí a 10 años. En el último estudio de género llamado "Mujer y Minería: Evolución en la última década y desafíos futuros" el porcentaje de participación femenina total, tanto en empresas mineras, como proveedoras ha aumentado, alcanzando hoy un 8,4%. El crecimiento ha sido exponencial y demuestra que, si bien el avance ha sido paso a paso, la intención de aumentar la participación femenina es real. Las empresas mineras tienen un compromiso formal en esta materia. Según este último estudio, la contratación de mujeres en las empresas mineras subió de 9,1% a 17,3% entre el 2012 y 2019. Esto es una señal clara de agilizar e intencionar la inclusión en el sector, incluso pasando por períodos de baja contratación en general.

Sumado a lo anterior, el Consejo Minero junto a sus empresas socias dieron a conocer en el 2018 el documento "Buenas prácticas en materia de igualdad de género", el que expone la situación país y de la industria, los avances, oportunidades y desafíos en materia de inclusión. El mismo informe mostró cómo el mercado laboral gana con la integración de género; las empresas se hacen más competitivas, pues aprovechan las capacidades de ambos grupos (hombres y mujeres), agregando valor y mejorando los resultados a nivel de las empresas y del país. Estos resultados, así como los de la Comisión Nacional de Productividad sobre mujeres en el mundo laboral que evidencia que el ingreso nacional subiría entre 15% y 20% con una mayor incorporación femenina, son claras muestras de los beneficios que genera la inclusión femenina en el mundo laboral, pero, ¿por qué no hemos logrado crecer lo suficiente?

Porque los desafíos son muchos. No sólo en inclusión e incorporación, sino que, en retención, en incentivo, en cultura y en desarrollo de carrera. Hoy la industria minera está focalizada en atraer, capacitar, potenciar el liderazgo femenino y posicionar a mujeres en cargos de toma de decisión; así como en incentivar la participación de mujeres en las operaciones. Las empresas también están trabajando en realizar un cambio cultural interno y dar solución a los sesgos inconscientes que podemos tener todas las personas.

Lo anterior será en vano si no potenciamos el interés de las futuras estudiantes por elegir carreras ligadas a la minería. El Ministerio de Minería, junto al de Mujer y Equidad de Género y las empresas mineras ya han realizado una labor relevante en este sentido, realizando ciclos de charlas en colegios y liceos, con el fin de incentivar que las estudiantes elijan carreras ligadas a la minería. Nuestro rol acá es que vean a la minería como un espacio de crecimiento y desarrollo profesional. Existen espacios donde las mujeres pueden jugar un rol fundamental. La demanda del sector durante los próximos años exigirá mayores personas en los cargos de mantenedoras y supervisoras. Una oportunidad real para que las mujeres sean parte de este sector.

Los cambios requieren dirección, estrategias que acompañen los esfuerzos, mediciones, tiempo y perseverancia para que el trabajo colaborativo se visualice en resultados de impacto. La inclusión femenina en minería es más que nunca una tarea de todos.

Lo más leído

DF Multimedia