Columnistas

Norma GNL Inflexible: no más teorías surrealistas

Carlos Finat Director Ejecutivo Asociación de Energías Renovables (ACERA)

Por: Carlos Finat | Publicado: Viernes 30 de julio de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Carlos Finat

En una columna publicada ayer, el abogado Jorge Quiroz conjetura en torno a las nuevas reglas de despacho eléctrico, que resultarían de la versión de la Norma GNL revisada por la CNE que, en palabras del autor, constituirían un caso de "gato encerrado" destinado a favorecer a las centrales de bajo costo variable que están subcontratadas –aludiendo indirectamente a muchos generadores ERNC- y a los generadores que usan diésel.

Imagen foto_00000002

Agrega que uno de los resultados de dicha revisión, llevaría a la posibilidad de que una central, teniendo gas para generar, deba "botarlo al aire" debido a que el volumen de gas disponible para la central no podría declararse inflexible, según lo señale el estudio GNL que debe hacer el Coordinador Eléctrico Nacional. Dicha acción, según el columnista, tendría efectos adversos en la eficiencia, aumentando los costos marginales del sistema, los proyectos de centrales a gas se harían más costosos e inciertos, la transición energética sería ambientalmente menos amigable, y, finalmente, el consumidor pagaría todas esas ineficiencias.

Esta "peculiar" teoría es un gran error. Una revisión de las RCA de Quintero y Mejillones, terminales dónde recibimos el gas, muestra que la opción de "venteo" (nombre técnico de la maniobra de expulsar el gas regasificado a la atmósfera) solamente está prevista para casos de emergencia mayor como roll-over. Así, la posibilidad que señala no es una opción para la operación comercial del terminal, al cual solamente le cabe rechazar la descarga de una nave cuyo contenido no puede ser ingresado a los tanques de almacenamiento.

Lo he dicho antes y lo reitero. La nueva norma de despacho de centrales que usan GNL está siendo objeto de una verdadera campaña del terror, amén de analogías y teorías -unas más "surrealistas" que otras- como no se veía desde hace muchos años, tiempos de catastróficos vaticinios como apagones si es que no se construía una mega central hidroeléctrica en el sur, o la caída del PIB y el aumento de costos de la electricidad si es que se aprobaba la ley que buscaba conseguir una tímida meta de 10% de ERNC para el año 2024.

Nuestra opinión, formada directamente a lo largo de la discusión sobre la revisión de la Norma GNL en los últimos meses, es que ésta establece un marco técnico debidamente exigente para la aceptación de volúmenes de GNL como inflexibles, faltándole sólo incorporar disposiciones para asegurar la debida transparencia de los procesos a cargo del Coordinador, y una transición que termine con esta norma "sui generis" en un plazo de cinco años, dándole así tiempo a los cargadores de gas para adecuar sus contratos e infraestructura y terminar de esa forma con la "socialización" de las deficiencias de la cadena logística del GNL.

Y, finalmente, por si alguien lo quisiera esgrimir como argumento en el fragor de la campaña del terror en curso: No, la falta o exceso de gas natural tampoco es la causa del Covid-19.

Lo más leído

DF Multimedia