×
Columnistas

Nueva coalición española: dificultad para mantenerse a flote

FT View © 2020 The Financial Times Ltd.

Por: FT View © 2020 The Financial Times Ltd. | Publicado: Viernes 10 de enero de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

FT View © 2020 The Financial Times Ltd.

España ha instalado su primer gobierno de coalición desde la década de 1930. A juzgar por el tono altamente cargado del debate de estos últimos días, parece que gran parte de la clase política del país ha vuelto a caer en la inquina y la polarización que presagiaron la guerra civil. Al dirigirse al Parlamento, el líder socialista Pedro Sánchez invocó a Manuel Azaña, el presidente republicano derrotado por el general Franco. Los opositores derechistas del Sr. Sánchez respondieron con acusaciones de traición y gritos de “¡Viva el Rey!”.

Imagen foto_00000002

Sánchez ganó una estrechísima votación de investidura por 167 votos a 165 para convertirse en primer ministro apoyado por una coalición que incluye a Podemos, partido de extrema izquierda, y a sus aliados comunistas. La votación pone fin a ocho meses de parálisis política después de una elección no concluyente en abril, negociaciones fallidas sobre un pacto del gobierno y una repetición en noviembre que apenas cambió los resultados.

Sánchez tenía la intención de gobernar solo. Apostó a que las nuevas elecciones fortalecerían su posición a expensas de la extrema izquierda. Su apuesta fracasó. Los socialistas están ahora en plena coalición con la izquierda anticapitalista, para lo cual hay pocos precedentes exitosos en la Europa de la posguerra.

Ambas partes acordaron subir los impuestos, reducir más rápidamente en las emisiones de carbono y regresar a la negociación colectiva. Pero en otros temas, las diferencias son grandes y las relaciones personales son tensas. Ambas carecen de una mayoría parlamentaria general y tendrán que luchar por cada voto. Aprobar el presupuesto pondrá a prueba su alianza hasta sus límites.

Su prioridad es abordar los males sociales que se ciernen tras la crisis. En la última década, España se adaptó magníficamente a ser una economía orientada a la exportación de ser una economía demasiado dependiente de la construcción de viviendas. Fueron los trabajadores españoles quienes se llevaron la peor parte. Se merecen una parte mayor del éxito de España. Pero sería un error deshacer los cambios, en particular el cambio de la negociación salarial a nivel de sector a la negociación a nivel de empresa que les dio a las compañías españolas la capacidad de adaptarse rápidamente a las nuevas condiciones y oportunidades. Aumentar el impuesto sobre sociedades a grupos más grandes, como pretende el gobierno, también puede desalentar la inversión necesaria para aumentar la productividad. Con una deuda pública de alrededor del 100% del producto interno bruto, tendrá que demostrar su apego a la disciplina fiscal.

Las divisiones en Cataluña a causa de la iniciativa ilegal de independencia en 2017 y la reacción nacionalista que provocó en el resto de España han amplificado los efectos de la fragmentación política y la polarización que son comunes en gran parte de Europa. Sánchez será juzgado por su capacidad para calmar los ánimos. Es poco probable que la oposición agresiva ceda. Pero el pragmatismo en el poder, incluso con la extrema izquierda como socios, ayudaría a restablecer parte de la ecuanimidad política por la que se conoció alguna vez a la España moderna.

Lo más leído